Turismo

Con la energía del gas, Gutiérrez va por su reelección

En 2014 la producción de gas no convencional comenzó a crecer de manera sostenida hasta equiparar -tres años más tarde- a la de los pozos convencionales.

Los datos de la dirección de Estadística y Censos de Neuquén, no hacen más que ponerle números a una realidad que tiene epicentro en Vaca Muerta, y correlatos palpables en los indicadores económicos de la provincia. Los datos de la producción de gas y petróleo venían en picada hasta en 2013, comprometiendo seriamente el mapa energético del país.

Ahora, en menor o mayor medida, todos y cada uno de los indicadores nutren al imaginario de la isla, en el que se compara al desplome de la economía nacional con el dinamismo de la neuquina.

Tanto es así que, según el ministerio de Trabajo de la Nación, entre julio de 2017 e idéntico mes de este año, Neuquén registró una suba del 4,5% en el empleo privado, muy a pesar del contexto nacional.

Eso no es todo; ya que al decir del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), Neuquén registró -en el mismo período- un incremento del 21.1% en la cantidad de trabajadores de la construcción, al pasar de 10.226 a 12.398 puestos.

Otro indicador positivo es el del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), según el cual las ventas en los supermercados neuquinos registraron en julio ventas por 1.528.225.000 pesos, lo que representa un aumento del 31,7% respecto del mismo mes de 2017. Mientras que en todo el país la variación interanual fue del 25.9%.

La producción de hidrocarburos no convencionales -que fue impulsada por el gobierno de Jorge Sapag y potenciada por el de Omar Gutiérrez, en la continuidad de las políticas del MPN- redundó, además, en un excedente que le permitió a la Argentina retomar la senda exportadora en materia gasífera.

El gas que hace apenas unos días comenzó a exportarse a Chile no es precisamente de Vaca Muerta, sino de la región de El Cóndor (Santa Cruz); pero es la producción record de esta formación neuquina la que permite que la exportación sea posible.

Sucede que para las petroleras resulta más que complicado cerrar los pozos durante los meses de menor consumo interno; y -al mismo tiempo- la imposibilidad de almacenarlo hace que la exportación surja como una alternativa. Aunque, quizá, no ideal.

Sucede que el gas que se vende es más barato que el que se compra. Veamos: la Argentina importa gas boliviano en unos U$S 6 el millón de BTU, también paga algo más de U$S 10 por el GNL para regasificar, y desembolsaba el mismo valor por el que traía de Chile. Y aquí un componente que no debería soslayarse: como el gas que se exporta a Chile es "interrumpible" (es decir, que se puede interrumpir el suministro), el precio es de poco menos de U$S 5.

Las ventas a Chile son contratos entre las petroleras Total Austral, Pan American Sur y Compañía General de Combustibles con Methanex, compañía canadiense que opera en el vecino país.

En ese sentido, el Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (Oetec) difundió un documento en el que indica que en todos los casos "los precios de comercialización acordados oscilarán entre un mínimo de U$S 3,45 y un máximo de U$S 4,5".

Vender más barato de lo que se compra constituye una ecuación que, a priori, no resiste el menor análisis, sea a nivel nacional o doméstico. Menos en un contexto de tarifazos que no hacen más que horadar los presupuestos familiares a lo largo y ancho de la geografía nacional.

No obstante, de aquí a un futuro no tan lejano, el exceso de producción abre las posibilidades de generar las estructuras necesarias para almacenar gas en el país, con los consecuentes beneficios económicos y de generación de puestos de trabajo.

Esas posibilidades no son las únicas. De hecho, el secretario de Planificación y Acción para el Desarrollo (Copade) de Neuquén, Sebastián González, destacó que esta realidad exportadora también abre una oportunidad de intercambio comercial.

Este presente encuentra al gobernador Gutiérrez en plena carrera hacia su reelección, con una de las fechas ya puesta: este 25 de noviembre serán las internas en las que el MPN elegirá sus candidatos (también diputados provinciales e intendentes) de cara a la gran batalla electoral de 2019.

En materia de producción, los números para Gutiérrez son alentadores y encuentran a sus hipotéticos adversarios (exógenos e internos) subidos a este boom de los no convencionales. La realidad para el presidente Macri no es la misma, muy a pesar de su consabida estrategia de mencionar a Vaca Muerta y sus potencialidades, prácticamente en cada uno de sus discursos.

Un informe publicado por el diario Clarín -a fines de septiembre último- señala que Vaca Muerta volvió a quebrar un récord de extracción de gas y petróleo.

"La producción de petróleo en la Cuenca Neuquina creció durante 2018 un 16,9% y la de gas un 13,3 % respecto del mismo periodo en 2017, según datos oficiales. Gran parte de ese crecimiento se debe a los tres desarrollos masivos que se llevan adelante en el yacimiento no convencional", destaca.

También refleja comentarios de Gutiérrez respecto de que "en un momento complejo del país para encontrar inversiones, Neuquén sigue generando este gran polo de desarrollo energético, industrial y económico".

Previsibilidad jurídica, previsibilidad económica y estabilidad política, son las tres consignas con la que insiste el gobernador, como inspirado en aquellos principios fundamentales de la patria libre, justa y soberana que enarbolaba el peronismo.

Con ellas, con Vaca Muerta y con el slogan de la mejor provincia, marcha hacia el que será el segundo gran desafío electoral de su carrera política.

Esta nota habla de: