Politica

"Pechi" lo hizo (de nuevo)

La disputa entre el gobernador y el vice, y la puja entre Daniel Angelici y Rodolfo D´Onofirio, no son los únicos temas sobre los que charlan aquellos que de alguna u otra manera integran el mundillo neuquino.

Quiroga revisa los planos y controla las obras

Nada de eso. Bares y oficinas también son -por estos días- escenarios de conversaciones acerca de una estrategia o metodología, a la que volvió a echar mano el intendente Quiroga, para la adjudicación de obra pública.



                                                        SEGUI LEYENDO: Piden que el 25% de las obras sean para la "economía popular"


Sucede, que "Pechi" llamó a licitación para repavimentar la calle Sarmiento en el tramo que se extiende desde Olascoaga hasta Ignacio Rivas, en pleno centro de la mega city.

Lo llamativo (o quizá no tanto) es que "partió" la obra en dos, y en lugar de llamar a una licitación pública convocó a sendas licitaciones privadas, en las que no pueden participar todas las empresas, sino aquellas que son expresamente invitadas.

El primero de esos llamados es para la construcción de carriles preferenciales y repavimentación de Sarmiento desde Olascoaga a Nordestrom. Y el segundo es para hacer lo mismo en el tramo que va de Nordestrom a Ignacio Rivas, con la singularidad de que ambos salieron el mismo día (el 6 de noviembre último), y con montos similares (uno de 13,4 y el otro de 14,5 millones de pesos).

La calle Sarmiento, de Neuquén capital

El caso reconoce un antecedente cercano. Cuando el jefe comunal licitó la obra de Leloir - Dr. Ramón, un corredor que se extiende de manera prácticamente lineal desde la Legislatura a la rotonda de Ruta 7, lo dividió en tres licitaciones privadas.

Una calle es continuidad de la otra, pero las obras fueron tres y dos de las etapas comenzaron prácticamente en simultáneo.

Los que charlan sobre el tema, mencionan a constructoras cuyos nombres suelen repetirse en las adjudicaciones (y que no vienen al caso mencionar).

Cierto es que estas metodologías licitatorias suelen argumentarse en la necesidad de organizar los procesos de construcción, de modo tal que no alteren la vida cotidiana de los ciudadanos más allá de lo estrictamente inevitable.

Esta nota habla de: