Vaca Muerta

El gas de Vaca Muerta ya llegó a Barcelona

El carguero Methane Kari Elin arribó el sábado al puerto de Barcelona con la primera carga de gas natural licuado elaborada a partir del gas de Vaca Muerta que llega a Europa. El buque había partido el 31 de diciembre del puerto de Bahía Blanca con 130.000 metros cúbicos de GNL.

Esta fue la tercera exportación que YPF realizó desde que la barcaza fábrica Tango FNLG amarró en el mismo muelle de Compañía Mega, en donde hasta el 2018 los buques arribaban para dejar gas importado.

Una vez que termine sus descargas en Europa, el carguero emprenderá nuevamente el viaje de regreso a Bahía Blanca, dado que desde YPF se apuesta a un ciclo de exportaciones regulares que se extiendan hasta mayo.

Mientras tanto, el segundo carguero contratado por YPF, el Excalibur de la empresa Exmar, ingresó el pasado 2 de enero al puerto bahiense. Desde entonces está recibiendo la carga que se va generando en la enorme barcaza fábrica.

Este proceso de licuefacción y carga demanda cerca de 45 días, por lo que este buque estará recién en condiciones de partir a mediados del mes entrante.

Según supo el diario Río Negro, la carga que el Excalibur está recibiendo podría ser la mayor que YPF exporte en este primer año de envíos de GNL. De acuerdo a fuentes del puerto, el carguero tiene previsto recibir 48.200 toneladas de GNL, algo así como el equivalente a casi 30 millones de metros cúbicos de gas natural.

El proceso de fabricación de GNL comienza en tierra en donde en se montó una planta de áminas que deja al gas en condiciones para ingresar a la barcaza. Una vez en el Tango FLNG, el gas es sometido a un proceso térmico que lo lleva a 160 grados bajo cero, con lo cual el gas pierde esa condición de ser gaseoso y se torna líquido.

Este cambio de estado se hace para permitir transportar grandes cantidades, dado que el gas reduce su volumen 600 veces con este proceso.

La barcaza tiene capacidad para procesar hasta 2,5 millones de metros cúbicos por día, aunque en la práctica recibe no más de 2,2 millones de metros cúbicos a diario. El recorrido desde que ingresa el gas, hasta que sale convertido en GNL demora unos cuatro días, y tiene la ventaja de que la energía que utiliza en todo su proceso es tomada del mismo gas que se acumula en el barco fábrica.

Esta nota habla de: