Politica

El municipio acusó a hormigoneras de dañar una hectárea en las bardas

El municipio de Neuquén capital advirtió que empresas hormigoneras arrojaron sus desechos sobre la barda y afectaron una superficie de una hectárea en ese sector de la ciudad.

Según el diario Río Negro, el intendente de Neuquén, Mariano Gaido, señaló que todavía no se pudo identificar a las empresas que realizaron la acción sobre la barda pero que "van a convocar a todas para que lleven adelante en equipo la remediación de este espacio público de todos los vecinos". 

Agregó que hay que llevar adelante obras "para disfrutar este espacio natural y protegido de Neuquén" y para ponerlo en valor.  

El ejecutivo anunció que la próxima semana se reunirán con la Cámara de la Construcción para convocar a las empresas a remediar la zona y para que no vuelva a ocurrir la tira indiscriminada de esos residuos.

El sector que se detectó se ubica en Leonardo Da Vinci y Domingo Savio, un lugar de la zona industrial de la ciudad que tiene vista al río Neuquén.

Se estimó que toda la superficie cementada es de 10.000 metros cuadrados y que se desecharon hace más de un año atrás.

"Esto es producto de empresas del rubro de venta de hormigón elaborado que han venido aquí a hacer este vertido completamente irregular. La sospecha está ahí y es donde vamos a llevar adelante nuestra acción", dijo el subsecretario de Medio Ambiente de la Municipalidad, Francisco Baggio.

Por la cantidad relevada, descartó que haya sido causado los vecinos y, en cambio, calculó que fueron unos 10 camiones mixer que desecharon hormigón en la zona Barrancas del Neuquén.

"Aquí hay un mirador fabuloso, se ve todo el valle del río Neuquén en un sector muy valioso que tenemos", recordó Baggio.

"Acá hay que hacer una remediación con máquinas, pero con el control de medio ambiente. Acá hay flora y fauna autóctona", destacó del sitio el funcionario.

También comunicó que la legislación local prevé fuertes sanciones si encuentra a alguna empresa que ocasiona daños ambientales. Agregó que las entidades, para estar habilitadas, tienen que tener un sitio de disposición final.