Turismo

El aeropuerto de Neuquén tuvo un año récord y dejó atrás a los micros

Durante el 2019 el aeropuerto Presidente Perón duplicó en pasajeros a la Estación Terminal de Ómnibus (ETON). ¿Los motivos?Precios, comodidad, destinos y ofertas, son parte del combo que golpeó con fuerza al mercado de los colectivos.

En total, unas 532.155 pasaron por la ETON, en más de 25.000 servicios durante el año pasado, según los datos recogidos por la Administración de la empresa Parada Liniers S.A., que está a cargo de la concesión. Aunque sea una cantidad considerable de pasajeros, para noviembre del mismo año el Aeropuerto Juan Domingo Perón ya contabilizaba casi el doble, unos 1.004.000 viajeros. Dos meses después la pista neuquina superó los 1.200.000 para cerrar un año récord.

Según el vocero de la Cámara Empresarial de Larga Distancia (Celadi), Gustavo Gaona, el principal problema que afecta al sector "es la mala regulación". Enfatizó que si bien son empresas privadas, brindan un servicio público: "Eso significa que estamos 100% regulados por el Estado. Nos dicen a dónde vamos, nos da los permisos, nos dice con qué frecuencia y a cuánto tenemos que cobrar el boleto", remarcó y agregó que "en ese escenario", hay un gran problema de costos, que crecieron "exponencialmente".

El directivo de Vía Bariloche y presidente de la Cámara Argentina de Transporte Automotor de Pasajeros (Catap), Néstor Carral coincidió con Gaona, respecto al deterioro del sector: "Pasa que los costos de la actividad son muy altos comparado con años anteriores". Señaló que el promedio de antigüedad de los ómnibus subió, que las empresas no han podido renovar su flota y que "el costo del personal superó el 50% del ingreso de las empresas".

Dentro de ese contexto se sumó la presión de las líneas aéreas de bajo costo. Según Carral, "los pasajeros de larga distancias ya optaron por viajar en avión con las Low Cost", por lo que "se perdieron unos 10 millones de pasajeros que utilizaban nuestros servicios, desde el 2014 al 2018".

En la capital neuquina se suman otros factores con dinámica local. El crecimiento de los desarrollos petroleros vinculados a Vaca Muerta amplificaron los visitantes que llegan en avión. La multiplicación de destinos y la llegada de nuevas compañías aéreas también fueron parte del combo.