Medios

La broma le salió cara: lo acusaron de ladrón y fue despedido

Trabajadores de la Minera de Sierra Grande (en la provincia de Río Negro) le escondieron la mochila a uno de sus compañeros, y la broma les salió mal. Tal es así que uno de ellos terminó siendo despedido por robo, y su condición de presunto "ladrón" le hizo imposible conseguir otro trabajo.

La pasó mal. Fue a la Justicia y, ahora, se dio por acreditado que la empresa aprovechó todo aquello para despedirlo.

Según indicaron fuentes judiciales, la Cámara Laboral de Viedma hizo parcialmente lugar a la presentación del trabajador; y, tras comprobar que la cesantía fue sin causa suficiente, ordenó que lo indemnicen.

Tras la aparición de la mochila, los jefes le comunicaron al trabajador que estaba despedido "por robo en perjuicio de un compañero" y por "pérdida de confianza".

Ahora, luego de escuchar los testimonios de otros trabajadores, los jueces concluyeron que "desde el punto de vista del actor y de los empleados que declararon, se trató de una broma entre compañeros de trabajo" y no de un robo.

De esta manera, para los magistrados, "la cuestión reviste una gravedad importante puesto que implica, respecto de la empresa, una actitud de abandono del servicio y desobediencia de las normas, que no puede ser pasado por alto".

No obstante, "el hecho ameritaba la imposición de una sanción grave, quizás hasta una suspensión por el tiempo permitido por la L.C.T., pero no resulta suficiente para decidir la resolución de la relación laboral". Es decir, no era causa suficiente para despedirlo.

Esta nota habla de: