Vaca Muerta

Despidos Vaca Muerta: se termina la conciliación y se enciende la alarma

A dos semanas de terminar con la conciliación "voluntaria", el dirigente Guillermo Pereyra informó que no fueron convocados para llegar a un acuerdo y que, por el contrario, nuevas firmas pretenden despedir o suspender personal.

Pereyra envió anoche un mensaje a la comisión directiva y cuerpo de delegados: a partir del lunes 13, junto con Ricardo Astrada, Marcelo Rucchi y Daniel Andersch recorrerán los yacimientos "realizando asambleas por el agravamiento de la situación ante la falta de respuestas en el marco de la conciliación concertada que vence el 28 de enero y sin ningún tipo de avance".

"He terminado de hablar con el Gobernador", apuntó Pereyra en otro mensaje a los integrantes del consejo directivo del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa. "La situación se agravó. No hay solución inmediata. Les ruego que este domingo se de por finalizada o suspendida todas las vacaciones y retornamos al puesto de lucha a partir del próximo lunes 13 de enero", explicó.

Actualmente, el conflicto engloba a 1847 petroleros. Pereyra detalló que se trata de 427 trabajadores de 17 equipos de perforación que están parados, los cuales se encuentran bajo suspensiones rotativas. Otros 824 se dedican a la hidrofractura y 596 al transporte de arenas junto a otros insumos.

La caída de la actividad en Vaca Muerta, con menos equipos de perforación y desaceleración de las tareas de fractura en pozos no convencionales, complicó el escenario que estalló finalmente con la crisis de los telegramas.

Ante el cambio de gobierno, las partes decidieron extender la conciliación, que pasó de obligatoria a voluntaria con fecha de expiración el 28 de enero. A su vez, los gremios petroleros esperaban poder iniciar las conversaciones por la actualización salarial para 2020, cosa que por el momento no ocurrió.