Politica

"Los defensores suelen ser militantes y eso nunca fue un obstáculo"

Por mayoría, la Legislatura neuquina rechazó la semana pasada la candidatura de la abogada Nadia Kubatov a defensora oficial por ser militante feminista.

"El tema es que usted va a ser defensora y como defensora (...) le va a tocar estar defendiendo seguramente violadores o femicidas, o cosas por el estilo" le objetó el diputado del MPN Mario Pilatti a la abogada.

Nadia, de 37 años, se recibió de abogada en la Universidad Nacional del Comahue y desde el 2013 ejerce el derecho penal en Neuquén. En una entrevista con LM Neuquén, explicó que la motivación a presentarse para un cargo de defensora oficial fue la posibilidad de asistir a personas más vulnerables, que "como abogada particular el trabajo se ve limitado a una cuestión económica".

Además destacó que "los defensores penales en su mayoría son militantes de los derechos humanos y eso nunca fue un obstáculo para defender genocidas y a la policía ante las violencias que ejercen. No son cuestionados profesionalmente, ni en sus modos de pensar. Y acá nos encontramos ante un planteo de idénticas características".

"Sí, soy militante feminista, pero soy abogada penalista y trabajo con perspectiva de género, por lo que no elijo destruir a la víctima para construir mi teoría del caso", sentenció Nadia Kubatov en esa misma entrevista.

"El sistema penal aborda a las personas más vulnerables, ahí donde hay ausencia del Estado es justamente donde el Estado se acuerda de que existen cuando cometen los delitos. Esa es la gente con la que me interesa trabajar", explicó la abogada penalista.

Ella misma indicó que empezó anteúltima en el concurso por tener pocos antecedentes. Luego, los exámenes escrito y oral la posicionaron tercera entre los candidatos. Pero fue la entrevista personal ante el Consejo de la Magistratura de Neuquén lo que determinó que ganara el concurso para el cargo.

"En la entrevista se valoró mi conocimiento legal en términos de género y de litigación estratégica con perspectiva de género, más allá de conocer los delitos. Todo lo contrario pasó en Legislatura, donde los diputados lo entendieron como algo de incompatibilidad con el cargo", resaltó Kubatov sobre la discrepancia entre ambos jurados. Por ello, agregó: "Justamente donde había gente con herramientas en conocimiento de derecho, de tratados de derechos humanos y de litigación, pudieron valorarlo. Con los legisladores no ocurrió porque fue una cuestión política".

Consultada sobre la sensación que le quedó tras la votación, que vio en vivo y online a través del canal de la Legislatura, su respuesta fue "tristeza". "Siento tristeza en lo personal y a nivel social, porque tiene que ver con qué clase de justicia queremos empezar a tener en Neuquén", sostuvo.

Además, les dejó un mensaje a los legisladores que la rechazaron: "La verdad que les agradezco todo esto que pasó porque puso de manifiesto cuánto necesitamos que los funcionarios de Neuquén, de los distintos poderes, se pongan a trabajar realmente en la Ley Micaela. Quedó una exposición muy grande del desconocimiento de lo que es perspectiva de género".

Por último, explicó que, de tener que defender a un acusado de violencia de género, "la elaboración de la teoría del caso siempre va a ser en función de la plataforma fáctica y nunca construir una defensa diciendo una barbaridad como que la chica merecía una golpiza".

El Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), con el aval de cientos de firmas de organizaciones y funcionarios judiciales de todo el país, presentó una carta pública a la Legislatura neuquina para que traten nuevamente el pliego de Kubatov. De no aceptarse, el Consejo de la Magistratura deberá postular al segundo en la lista o convocar a un nuevo concurso para el cargo de defensor público en la Primera Circunscripción Judicial.

 


Esta nota habla de: