Politica

¿Quién es Áñez, la senadora racista religiosa autoproclamada presidenta?

La senadora derechista Jeanine Áñez se autoproclamó este martes 12 de noviembre como presidenta interina de Bolivia, en una sesión legislativa que no contaba con el quórum reglamentario en ninguna de sus cámaras. 

Primero asumió como la titular de la Cámara alta de Bolivia y luego en otra sala anunció: "Asumo de inmediato la presidencia y me comprometo a pacificar el país". Posteriormente, comenzó a circular la foto en la que un miembro del ejército le coloca la banda presidencial. 

Su ascenso al frente del Ejecutivo fue consecuencia de la renuncia de Evo Morales a la presidencia; de Álvaro García Linera, a la vicepresidencia, así como de la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra.

¿Quién es Jeanine Áñez?

Oriunda de Beni, en el centronorte del país, Áñez llegó a la política nacional boliviana en 2006, cuando fue electa como representante de ese departamento en la Asamblea Constituyente que aprobó la Constitución vigente desde 2009. Durante ese proceso, fue miembro de la Comisión de Organización y Estructura del País y trabajó en la parte de Poder Judicial.

Una vez aprobada la nueva Carta Magna, Áñez fue electa como senadora por su región por la desaparecida y opositora alianza Plan Progreso y Convergencia Nacional.

Durante ese período, se opuso al proyecto de Morales de construir una carretera por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), que finalmente resultó paralizado por la dura protesta de un grupo de indígenas. 

De hecho, horas después de autoproclamarse presidenta, la funcionaria actualizó su cuenta de Twitter, subió una foto con la banda presidencial y borró infinidad de tweets en los que insultaba y degradaba a los pueblos indígenas y al presidente depuesto Evo Morales.

Licenciada en Derecho y con diplomados en Gestión Pública y Gestión Social; Derechos Humanos, y en Educación Superior, Áñez tiene dos hijos de 29 y 24 años y, según reseña la prensa colombiana, está casada con un político oriundo de ese país, Héctor Hincapié, quien fue candidato al Senado de Colombia en 2018 por el Partido Conservador. 

Además de su cargo en el senado por Unidad Democrática y su título como abogada, Áñez ha sido directora y presentadora de televisión en Totalvisión.

Los aliados de Áñez

La primera reunión que mantuvo Añez por la mañana, en virtud de la tensión que se avecina, fue con las cúpulas de las Fuerzas Armadas y de la Policía, quienes le detallaron los operativos que tienen en marcha para pacificar el país.

La mandataria cuenta con el apoyo de estas fuerzas, de la Iglesia Católica, y del Tribunal Constitucional Plurinacional, que validó la constitucionalidad de la sucesión presidencial.

De hecho, ingresó al Palacio Quemado enarbolando un enorme ejemplar de "Los cuatro evangelios" bajo el lema "la biblia vuelve al palacio de gobierno". Posteriormente dio su discurso en el balcón sosteniendo una Biblia rosada.

Junto a ella estaba presente Luis Fernando Camacho, empresario y presidente del reaccionario Comité Cívico de Santa Cruz. Es otro ferviente católico que se hace llamar "El Macho".

En las últimas semanas, sus partidarios quemaron whipalas -bandera que identifica a los pueblos originarios-, hecho que generó una reacción tan extendida que el mismo Camacho tuvo que "disculparse". 

Por su parte, la comunidad indígena desconoce el nombramiento de Áñez y exige su renuncia. Es más, quieren que un integrante de su agrupación asuma las riendas del país. "Exigimos a la Asamblea Legislativa que un asambleísta alteño (de El Alto) asuma la presidencia interina del Estado Plurinacional".

En los próximos días

Una de sus tareas más urgentes será nombrar un equipo de ministros que la acompañen durante el tiempo en que se mantenga en la Presidencia de Bolivia, algo que incluye con probabilidad designar nuevas autoridades de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, lo más importante, según la nueva presidenta, es establecer un gobierno "de transición" que convoque a unos nuevos comicios en el menor tiempo posible con nuevas autoridades electorales.

Además se advierten días de tensión y manifestaciones por toda Bolivia. Los diputados y senadores masistas prometen iniciar una batalla jurídica y parlamentaria para demostrar que es "ilegal" la asunción de la mandataria.

Al mismo tiempo los cocaleros prometieron movilizaciones en el Chapare, en Cochabamba. Las comunidades indígenas de El Alto también tienen planeado intervenir en este proceso.


Esta nota habla de: