Medios

Policía, víctima de la desidia, cobrará más de 1,5 millón

El mantenimiento que reciben los móviles de la Policía rionegrina quedó bajo la lupa a raíz del terrible golpe que sufrió un agente, luego de que el patrullero -en realidad, la camioneta- en que circulaba se quedara sin frenos.

El uniformado avanzaba a alta velocidad hacia un lugar en el que se había registrado un accidente de tránsito. Iba decidido a ayudar a las víctimas. Pero cuando quiso frenar no pudo y terminó chocado contra un camión. Entonces la víctima (en este caso, de la desidia institucional) fue él.

Es que las pericias dejaron en evidencia que, pese a que el rodado ya tenía 4 años, jamás le habían realizando un mantenimiento adecuado en su sistema de frenos. Se entiende con ello que nunca le habían cambiado las pastillas, muy a pesar del desgaste.

"Se probó que existió responsabilidad de la Policía", dijeron fuentes judiciales; y agregaron que la institución no cumplió con su obligación de mantener los vehículos en condiciones.

El perito médico diagnosticó que el agente padeció politraumatismos que le causaron una incapacidad del 24,19 por ciento. Y, ya en el fallo, se explicó que para resolver el caso se tuvieron en cuenta "los padecimientos que debió sufrir como consecuencia del accidente, en particular el correspondiente a los tratamientos e intervenciones médicas y el proceso de recuperación".

Por ello, la Cámara Laboral de Viedma resolvió condenar a la Policía de Río Negro a pagarle más de un millón y medio de pesos por el accidente laboral.

Esta nota habla de: