Politica

De niña prodigio víctima de bullying a líder mundial del Open Data

Es ministro sin cartera en Taiwán. Cree que Internet es un derecho humano y que las sociedades crecen solo con consenso. Cómo imagina el mundo en 2050 y qué consejos le da a la Argentina. Fue la estrella del último encuentro de RELIAL en Buenos Aires y habló con Visión Liberal.

Por Daniel Olivera
Director de El Neuquino

Audrey (¿en homenaje de la bellísima actriz Audrey Hepburn?) Tang es la primera transexual que llega a ese cargo en todo el mundo. Ese solo dato hubiera alcanzado para direccionar la entrevista hacia el foco sexista.

Sin embargo sus 180 que marca su coeficiente intelectual doblegan cualquier barrera, incluso la del morbo periodístico. Desde el minuto cero Tang marcó la agenda de la charla. Traducción mediante, gracias a la participación de Mamela Fiallo Flor- fue imposible no sucumbir ante la historia de una "pequeña genio" que a los 14 años abandonó la escuela porque sus compañeros le hacían bullying. Hasta coqueteó con el suicidio cuando se dio cuenta que la escuela le "quedaba chica" para satisfacer su voraz apetito intelectual.

Desde el 1 de octubre fue nombrada ministra sin cartera por el ejecutivo de Taiwán con el ambicioso propósito de crear el "Sillicon Valley" taiwanes. Ni más ni menos.

¿Se imaginan a un ministro argentino al que la ciudadanía pueda preguntarle sus dudas en forma directa y diaria? Bueno, desde hace una semana cualquier habitante de Taiwán (el 96% de las personas de la isla tienen acceso a internet) puede hacerlo. ¿Cómo? Simple. Se conecta a la plataforma wiselike y desde allí le pregunta lo que se le ocurra a Audrey Tang.

Ella le responderá al instante. Está al servicio de los ciudadanos en tiempo real.

Semejante contraste con nuestra realidad explica porqué el dato de que Tang en 2005 se sometió a una operación para cambiar de sexo es apenas una anécdota.

Tang rompe otras barreras: cómo defensora radical del software libre y la Open Data, es la abanderada global de la filosofía de vida que predica la libre disponibilidad de la información a todo el mundo.

En una entrevista abierta y amena con Visión Liberal, Audrey Tang habló de todo. Del cambio cultural que implica vivir conectados, del pensamiento lateral, y cómo hace para trabajar bajo la consigna de no dar ni recibir órdenes.

- Si la nombraran ministra de Digitalización en Argentina, ¿qué cambio cultural provocaría?

- Lo primero que debe entrar a la mente de las personas e instalar el cambio es la noción de que internet es un derecho humano. Esa es la única forma en que se puede acceder universalmente a la información. A mis 15 años no hubiera podido acceder a tanta información, lo que permitió que yo pudiera decidir sobre mi futuro. Es necesario que sea a bajo costo.

-Bueno, eso en Argentina sucede. Internet en general tiene bajo costo y llega a mucha gente pero no alcanza para producir un cambio cultural.

- La diferencia está en que no es lo mismo tener acceso a que sea considerado un derecho humano. En Taiwan, Internet llegó hasta las comunidades más rurales, más montañosas, de población indígena y se aseguraron que llegue acceso pleno. No solo que "hubiera" internet. Si no había, se construyó infraestructura para que tengan ancho de banda suficiente y acceder, por ejemplo, a bibliotecas capacitadas.

Porque no es lo mismo tener acceso que tener la noción de por qué es tan importante estar conectado

- También es cierto que acá Internet se usa más para entretenimiento que con fines educativos

- A partir del año que viene, en Taiwán va a cambiar el rol del docente. Se cambiará la noción de que hay una respuesta única y se incentivarán los atajos para llegar a la respuesta. Yo tuve la particularidad que tuvo una rectora liberal, que permitió que busque soluciones alternativas. Puede haber una amplitud de opciones. Pensar fuera del cuadrado puede ser, desde ahora, una alternativa incentivada.

- Pensamiento lateral es la clave para entender el cambio

- El problema fundamental es la motivación. Ahora que está en agenda el cambio climático, por ejemplo, en el caso de Taiwán, (que es una agrupación de islas), se sienten comprometidos con una solución. Entonces, los adultos de hoy que serán los adultos de 2030 (la nueva meta de propuestas) ya tienen soluciones alternativas. Ya tienen la noción de la economía circular, se sienten integrados, no es algo "a futuro" sino está en su noción de presente.

Entonces, los padres ven que los hijos son superdotados y luego se dan cuenta que fallan en matemáticas. Entonces, ahí se ve cómo la motivación hacia un problema emergente logra mucho más motivación frente a un problema estático como lo es las matemáticas.

- Quiero trasladarlo a nuestra situación. Acá todavía observamos que se presentan a un puesto de trabajo con un CV en papel que luego se descarta. ¿Cómo se cambia ese paradigma?

- La base está en ver las necesidades propias y ajenas a la hora de pedir trabajo. Apelar a esa necesidad y no trabajar solos, sino ver acá y en el mundo qué es lo que se necesita y cuestionarse si se ofrece lo que está buscando.

- ¿Cómo fue su primera experiencia en el mercado laboral?

- Cuando formé mi primera compañía, armé un negocio de subastas. Todavía no era popular e-bay ni estas ventas de internet. Pensé que era algo que no existía y que era muy poco espacio ofrecerlo en casa. Así, surgió que internet era el lugar indicado. Fue de las primeras empresas en ofrecer de persona a persona. ¿Qué necesita uno? Ofrecerlo y ponerse de acuerdo con la gente que está en la misma sintonía. Buscar consenso.

- La búsqueda de consenso para ser clave. En el tema de cambio climático se nota mucho. Pero pareciera que internet en eso no ayuda: se genera y se potencia más el disenso que el consenso

- Desde la base, en Taiwan es mas fácil, incluso desde una cuestión lingüística y cultural. Tienen un término que significa comprensión común, que no es lo mismo que el consenso.

- ¿Cuál sería la diferencia?

- Recomiendo dividir el consenso en dos niveles: el consenso elevado que es algo que tiene la firma común de todos y un consenso mínimo que es la tolerabilidad. Que no es necesariamente estar de acuerdo, pero sí que se puede convivir con lo que cada uno piensa. Hay que basarse en este consenso mínimo para tolerar y convivir con el otro. En ese sentido, los usuarios de internet deben ser tomados como usuarios part time, alguien que están ahí solo un momento.

- Buscar consenso en los diferentes temas exige un alto nivel de debate. ¿Cuánta gente trabaja en la medición de consenso?

- Para generar una instancia de consenso se requiere un grupo de cinco mil personas. Comienza a nivel vecinal, se lleva al recinto, se logra consenso local pero también se integra a nivel nacional. Se maneja desde el micro hasta el macro.

- Y así se logra el consenso.

- Básicamente, la cifra de 5000 interesados es para que un tema sea relevante y digno de debate. Hubo un grupo de 8000 personas que quería cambiar la franja horaria de Taiwán. Mas 8 o mas 9. Y hubo 8000 que estaban en contra y lograron llegar a un acuerdo.

- En temas cruciales como los incendios en Amazonas y las políticas a seguir parece más difícil convivir con el consenso mínimo.

- Un tema equivalente que está pasando ahora en Taiwan es el acceso a las montañas, si se pueden escalar o no. Durante el tiempo autoritario no era posible escalar una montaña y ahora se aviva el debate a qué zonas hay acceso.

- ¿Cómo lo solucionaron?

- Lo dividieron en cinco subtemas que se debaten al mismo tiempo: si se puede, cuándo se puede, en cuál se puede. Y quién puede. Lo que hacen es darle simultaneidad al debate sin perder la importancia de cada uno.

- ¿Cómo se pasó de una sociedad autoritaria a convivir en forma más horizontal?

- Desde la Constitución está planteado que Taiwán es una república de ciudadanos. Ya en la Carta Magna está estipulado que es la gente la que debe establecer las prioridades. Por eso aún en tiempos dictactoriales había una noción de que con la tecnología adecuada se iba a terminar la ley marcial. Siguiendo la línea de ese mismo pensamiento, se dice que con la tecnología adecuada habrá democracia.

Hay que fijarse en la Constitución para encontrar la viabilidad y factibilidad.

El hecho de que la ley marcial haya sido contemporánea a la implementación de la computadora personal, hizo que ya no haya mas una elite de burócratas sino que cada uno tenga una máquina poderosa capaz de lograr cambios y transmitir y recibir información. Desde ahí se achicó la brecha para todo.