Politica

Almanaque en mano, Quiroga busca dejar la herencia de la ETON

Por Martín Cabrales

En la cuenta regresiva rumbo al que será el fin de su mandato, el intendente de Neuquén, Horacio "Pechi" Quiroga, busca garantizar -dicen- la continuidad de una empresa a la que le gira suculentos subsidios.

Se trata de Parada Liniers, compañía que tiene a su cargo la explotación de la Estación Terminal de Omnibus (ETON), y a la que el jefe comunal le paga 2.400.293,06 pesos por mes. Dicho de otro modo, 28.803.615,72 pesos al año.

El contrato terminará en agosto de 2020. Pero -solícito y decidido- Quiroga envió al Concejo Deliberante un proyecto de concesión por 30 años; es decir hasta 2050. Y es precisamente esto lo que genera suspicacias, más allá de que -por supuesto- pueda haber otras empresas que estén interesadas en el negocio.

La iniciativa -sobre la que a principios de agosto informó El Neuquino- ya desembarcó en una de las comisiones del Concejo, y la oposición la pateó para después de las elecciones de este domingo. Se dice que el asunto se abordará en octubre y se sabe que Quiroga se va en diciembre, por lo que él y sus concejales tienen margen como para insistir con el tratamiento.

Claro que si las elecciones las gana el MPN, Quiroga verá indefectiblemente recortado su poder -también su capacidad de manionbra- y es altamente probable que la jugada se le haga añicos. 

No obstante, si logra que lo aprueben, le dejará la herencia esta de la concesión de la ETON no sólo a quien lo suceda, sino a quienes encabecen las otras seis gestiones municipales que le seguirán a su sucesor. Quiroga -murmuran- está con el almanaque en la mano.

Desde el Frente de Izquierda, el candidato a concejal Cesar Parra indicó que "las patronales son parásitas y los gobernantes son garantes de sus ganancias. Así funciona este capitalismo en crisis donde los recursos públicos van al bolsillo empresario en vez de garantizar trabajo, salud y educación y para paliar el hambre del pueblo".

Quiroga planteó una ampliación de los negocios y una reducción gradual del subsidio. Consultado por el diario La Mañana, el concejal Luis Durán dijo que "hay varias cosas que no cierran".

El subsidio que cobra Parada Liniers se actualiza en forma anual y ha ido creciendo, no a pasos, sino a montos agigantados. En 2015 fue de 700 mil pesos mensuales; en 2016, de 963.158,69 pesos; en 2017, de 1.257.443,96 pesos; en 2018, de 1.532.011,66 pesos; y desde marzo de 2019, es de 2.400.293,06 pesos.

Esta nota habla de: