Economía

Un ataque destruyó la mitad de la capacidad petrolera de Arabia Saudita

Las instalaciones estatales de Aramco en Abqaiq y Khurais fueron atacadas este sábado por diez drones de los rebeldes hutíes de Yemen. Esto causó la suspensión del 50 % de la producción de la mayor petrolera del mundo.

Además, los atacantes advirtieron este lunes que pueden lanzar más ataques "en cualquier momento" y han pedido a los ciudadanos extranjeros que se retiren de sus plantas si no quieren verse involucrados en ellos.

"Advertimos a las compañías y extranjeros de que no permanezcan en las plantas que han sido objeto de nuestros ataques porque todavía están al alcance de nuestros disparos y pueden ser atacadas en cualquier momento", alertó en su cuenta de Twitter el portavoz militar hutí, Yahya Sarea.

También amenazó a Arabia Saudita, a la que instó a poner fin a sus "agresiones y asedio" en el Yemen, ya que desde 2015 lidera una coalición árabe que interviene militarmente en ese país contra los rebeldes y en favor del Gobierno reconocido internacionalmente.

"Aseguramos al régimen saudí que nuestra larga mano puede alcanzar lo que queremos en el momento que decidamos", aseveró el portavoz, quien detalló que la acción de hace dos días contra Aramco fue llevada a cabo con aviones no tripulados con diferentes tipos de motores a reacción.

El conflicto yemení estalló a finales de 2014 cuando los rebeldes ocuparon Saná y otras provincias del país y expulsaron al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, hoy exiliado en Arabia Saudí.

Riad y sus aliados árabes intervienen militarmente en el conflicto desde marzo de 2015 para tratar de derrotar a los hutíes, apoyados por Irán, y restituir al dirigente exiliado.