Medios

Por primera vez una abogada trans se postula para jueza en Neuquén

Por primera vez en la historia de la Patagonia, una abogada trans concursa para ser jueza. Se trata de Cristina Monserrat Hendrickse, quien se inscribió para competir por el cargo de jueza de Familia de Chos Malal. 

"Neuquén es una provincia laica, tolerante, progresista, madura. Lo comprobé cuando tuve un incidente con una funcionara judicial en Zapala y hubo una muy buena reacción del Poder Judicial. Por eso me decidí a inscribirme", dijo Hendrickse desde Buenos Aires, donde reside en la actualidad.

"Río Negro" contó su historia en enero del año pasado. Tiene 55 años y antes de su cambio de identidad vivió y ejerció la abogacía en el interior neuquino. Por ejemplo representó a la comunidad mapuche Mellao Morales que se oponía a la instalación de una mina de cobre en Campana Mahuida, cerca de Loncopué.

No hay en el mundo un caso de abogada trans que ejerza un cargo en la magistratura. Y muy pocas que siquiera hayan hecho el intento de alcanzar el cargo; el único antecedente, relata Cristina, se dio en Mendoza.

"Neuquén puede ser mi lugar. Conozco su idiosincracia, tiene incluso un área de diversidad a cargo de Adrián Urrutia. Prefiero el interior a la capital".

"Por supuesto estoy decidida a radicarme en Chos Malal si gano el concurso. Me alegro que haya mucha competencia, es lo mejor", dijo.

Discriminación subsanada

Cristina, sufrió episodios incómodos ante personas que no saben proceder sin discriminar. El incidente lo relata ella a la prensa patagónica, ocurrido en junio de este año, cuando le impidieron hacer un trámite judicial con su nueva identidad; la rápida intervención del Tribunal Superior de Justicia lo solucionó, y hubo un pedido formal de disculpas.

En esa ocasión, la abogada explicó que "las personas que rectificamos nuestro nombre, nuestra identidad de género, conservamos todos los derechos y obligaciones que teníamos antes de la rectificación. Si yo le debía a un banco 10.000 pesos, si cambia el nombre no dejo de deberle. Mantengo las mismas obligaciones y derechos. Sigo siendo madre de las hijas que tengo, de las cuales era padre antes de la rectificación, no cambian ni las obligaciones, ni los vínculos familiares, se mantiene el mismo status de la persona".

Estudió derecho en la Universidad de Buenos Aires, se casó dos veces y tiene dos hijas. Hizo el secundario en el liceo militar, durante el terrorismo de Estado, y también estudió en la Escuela Naval.

La convocatoria para los nuevos cargos de juez de Familia en Neuquén y Chos Malal que se concursan ahora fueron creados en mayo pasado a pedido del Tribunal Superior de Justicia para atender la demanda creciente en la capital y el norte provincial. No se trata de juzgados completos, con nuevo personal, sino solamente puestos de juez.

Los medios locales destacaron la postulación de profesionales provenientes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la provincia de Buenos Aires, además de las personas nacidas y/o radicadas en la provincia patagónica. Hay quienes, incluso optaron por redoblar la apuesta y presentarse para ambos cargos disponibles.

Para Neuquén, en la lista sujeta a confirmación figuran Miguel Arancio Guzmán, María Berzano, Leila Cáceres, Javier Cardellino, Romina Coletti, Adriana Luna, Andrea Novoa, Adriana Saralegui, Vanina Sobisch, Laura Vega, Lilian Zambrano Centeno, Jésica Díaz Madano, Varela Molina, Larsen y Taboada.

En el caso de Chos Malal los inscriptos son Livio Alberti, Miguel Arancio Guzmán, Leila Cáceres, Sandra Caggiano, Javier Cardellino, María Claudia Castro, Jésica Díaz Marano, Cristina Hendrickse, Vanina Sobisch, Lilian Zambrano Centeno y Taboada.