Vaca Muerta

¿Cuáles son las proyecciones del negocio inmobiliario para "Neubai"?

Vaca Muerta no solo es una mina de oro para inversionistas petroleros sino que podría serlo también para el mercado inmobiliario. Su potencial atrae a un gran número de habitantes por año en busca de un lugar dentro de la industria lo que genera buenas expectativas respecto del crecimiento neuquino. 

El Socio Gerente de la compañía ASPA, la desarrolladora de Real State más importante en la región, Omar Pirrello analizó la situación actual del mercado inmobiliario en la región y el impacto de la delicada situación económica en la coyuntura al rededor de este fenómeno del no convencional. 

En conversación con PULSO Pirrello destacó que Vaca Muerta posibilita a la provincia a convertirse en "Neubai", es decir la combinación entre Neuquén y Dubai. El gran interrogante es saber si el escenario del yacimiento traerá consigo un crecimiento similar al de un tsunami, a una ola o a una marea.

"Hay papers en los que se proyectaba un tsunami. Se decía que la población de Neuquén iba a pasar de los 600.000 habitantes en 2015 a 1.170.000 en 2025. Eso no sucedió y no va a suceder. Si hubiese sucedido, hubiéramos chocado, porque no están dadas las condiciones de infraestructura, ni en Neuquén y zona de influencia, ni en el corredor Añelo - Chañar - Rincón. Tampoco creo que sea una ola. Vaca Muerta es real, se ha pasado del estadío de ?piloto' al de ?desarrollo', y nosotros esperamos una evolución tipo marea, donde ?el agua irá subiendo' a un ritmo de inversiones de entre u$s 4.000 y 5.000 millones al año", detalló el empresario.

"El Registro Civil de Neuquén indica que en la provincia existe una radicación por migración, cercana a las 28 personas por día. Es decir unas 11.000 personas al año. A ello se suman unos 11.000 nacimientos anuales. Y por último el Registro de Migraciones de la provincia, establece que cada año llegan unos 5.000 extranjeros a trabajar, en su mayoría venezolanos. Esta ?marea' de 27.000 personas al año, se radica en un 60% en Neuquén y alrededores, y 40% en el corredor, en el que también se puede incluir a Centenario", continuó. 

Sin embargo, lo que sucede en la región no está ajeno a lo que ocurre en el resto del país: "La devaluación golpeó fuerte los bolsillos de la clase media, y ello hace que se retraiga la demanda. El segundo semestre de 2018 fue muy duro en Neuquén. Había unos 65 edificios en construcción, y el 10% quedaron parados, porque tal vez no cuentan con recursos propios, o no se apalancan con inversores", respondió Pirrello cuando se le preguntó por una posible crisis del Real State. 

 El especialista explicó que en el corredor existen dos mercados bien definidos: el de los que se radican allí y el del personal petrolero. Según este, la clave del negocio está en el servicio que contratan las petroleras. Allí es donde ASPA tiene destinados ambiciosos proyectos.

"Este último es un mercado en el que no hay ?compradores', sino que las empresas contratan un servicio. Ese servicio se asemeja a ?un gran campamento'. Los que trabajan en el pozo, no viven en Añelo. Este segmento es de un crecimiento explosivo, y se trata de un negocio exclusivamente de renta, donde los beneficios son muy altos al estar directamente vinculados al petróleo", puntualizó.

"Las empresas alquilan una ?cama' para el trabajador, lo que implica un conjunto de servicios adicionales, como limpieza, catering, hotelería, y administración. En la cadena de valor es tanto o más importante la construcción del edificio, como la administración del servicio. Se trata de un gran apart hotel", prosiguió.

ASPA tiene en El Chañar un emprendimiento de 1.100 lotes y en Añelo un proyecto de hotel, y una residencia con servicio de hotelería, en sociedad con una empresa que ya tiene el expertisse en el servicio, y la inserción con las empresas del rubro. A su vez están proyectando algo similar para Rincón. 

"Las rentabilidades son altas en un esquema de muy corto plazo, directamente ligadas al negocio petrolero con los riesgos que eso implica, y con un payout que va de los 6 a los 12 años, dependiendo el tipo de producto, el tipo de contrato, y quien lo administre. Estamos hablando de rentabilidades anuales de entre un 10% y un 18% en dólares. Esa es la gran tentación para los inversores que llegan a la región", remarcó Pirrello.