Economía

Neuquén no necesita "reperfilar" deuda y se encuentra "sólida"

 El ministro de Economía de la provincia, Norberto Bruno, afirmó ayer que las finanzas neuquinas se encuentran "sólidas" y que no hará falta acudir a una reestructuración en lo que resta del 2019.

"Nuestros números dan para cumplir con las obligaciones sin inconvenientes y la provincia está sólida para afrontar los vencimientos de deuda que hemos asumido en el pasado", detalló al diario Río Negro. 

La administración de Omar Gutiérrez deberá pagar 1.615 millones de pesos por préstamos contraídos con el gobierno nacional y por la colocación de Letras del Tesoro, mientras que la cuota en dólares ascenderá a más de 50 millones generados por intereses y capital de bonos como los Ticap y Ticade colocados durante el gobierno de Jorge Sapag. 

Sin embargo el funcionario aseguró que la devaluación sigue teniendo un efecto positivo en las cuentas de la provincia, aún cuando buena parte de su deuda está colocada en moneda extranjera.

"Los ingresos incrementales que va a tener la provincia van a venir muy fuertemente del lado de las exportaciones de gas y petróleo. Vaca Muerta va a ser una generadora brutal de divisas y, por ende, son dólares indirectos que le van a llegar a Neuquén", apuntó. Bruno además ubicó el stock total de la deuda provincial en un 8% del Producto Bruto Geográfico (PBG), lo que definió como "una condición excelente".

"Neuquén siempre cumplió con sus obligaciones aún cuando el Estado nacional se declaró en default y pensamos seguir en esa línea", planteó el ministro, aunque aclaró que "se está viendo cómo va a ser el devenir" del contexto económico nacional y el impacto que tendrá el congelamiento del barril en las regalías.

El cronograma de servicios de deuda en pesos de la provincia prevé el mayor desembolso en diciembre, con casi 603 millones de pesos, y el menor en octubre, con 211 millones. Ese mismo mes, sin embargo, se concentrará el 40% de los vencimientos de deuda en dólares y la provincia deberá cancelar más de 40,2 millones en moneda estadounidense por el pago de intereses y amortización de los bonos Ticap, principalmente.