Economía

Proponen mega-devaluación y dolarizar la economía para salir de la crisis

(Diario Popular) El cimbronazo político causado por el aplastante triunfo de Alberto Fernández en las PASO 2019 no sólo generó un clima de incertidumbre en los mercados -autoinflingido por el Gobierno Nacional-; también puso a trabajar a los miembros de la plana mayor del sector industrial en la confección de un plan para salir de la crisis.

En este contexto, el empresario textil y miembro de la Unión Industrial Argentina Teddy Karagozian, presentó hoy un plan de acción ante miembros de la cámara en el que propone una serie de reformas de shock que podrían causar mucha controversia de ser presentadas en un plan de gobierno.

Según el autor del texto, "la causa última de la inflación es la posibilidad que da nuestro sistema impositivo al político de gastar dinero para ganar elecciones, pues aquel que más gasta más elecciones gana".

Bajo esta premisa, Karagozian propone "ciertas ideas de cómo debe ser el derrotero para minimizar las penurias y llegar a buen puerto para encarar el nuevo milenio que ya tiene dos o más décadas perdidas".

El plan, llamado "Salgamos a Vender al Mundo para Eliminar la Pobreza", propone seis ejes de profundas reformas al sistema impositivo y monetario argentino.

1. Eliminar los más de 100 impuestos inútiles y subir alicuotas:

Este punto propone, entre otras cosas, un aumento significativo de impuestos inmobiliarios y de tierras, la eliminación de retenciones, ingresos brutos y reemplazar el IVA por un impuesto a las ventas finales del 7%.

Eliminar el impuesto al cheque y a la importación de productos.

Implementar impuestos especiales a empresas de tabaco, alcohol, juego y apuestas y otro del 20% a las transferencias por servicios al exterior.

Reemplazar el impuesto a las ganancias por uno del 50% a los dividendos de las empresas y varios impuestos al trabajo, "incluido la jubilación".

También propone "eliminar los impuestos sobre los automotores, peajes, por un impuesto al consumo de combustible" y reemplazar los aranceles de importación por un "impuesto al comercio exterior".

Implementar un "impuesto al consumo domiciliario de energía" destinado a financiar jubilaciones (de las cuáles no se haría más cargo el estado) y la ANSES.

2. Eliminación de los precios asegurados en dólares y liberación de precios y contratación de energía.

3. Mega-devaluación del 300%:

Junto a esto, aumentar los salarios en un 100% para el sector privado, aprovechando que el empleador no tendrá que pagar mas impuestos "al trabajo" ni jubilaciones.

El plan estima una inflación del 30% tras esta devaluación.

4. Dolarización total de la economía:

Virar hacia una economía bi-monetarizada en el primer año de gobierno.

De ser necesario, dolarizar la economía después del tercer año de gobierno, tras alcanzarse una estabilidad de precios "con demanda de bienes nacionales en ascenso y estabilidad y superávit de ingreso fiscal y superávit en el comercio internacional".

Relegar el uso del peso argentino solo a "transacciones menores"

5. Eliminación del Banco Central

Esta medida está planteada ante un "escenario extremo" en el que se necesite "eliminar el riesgo de querer volver al populismo de emitir sin tener respaldo".

Dejaría la regulación de bancos a un "organismo especializado"

Junto a esto, el documento incluye un análisis sobre las percepciones que estas reformas podrían tener en los jubilados, empleados públicos y privados, el gobierno, las grandes empresas y el sindicalismo, todas de carácter optimista y positivo.

Quedará por ver cuáles de ellas serán propuestas en la próximo congreso que realizará la Unión Industrial Argentina en noviembre, luego de las elecciones presidenciales.