Politica

Arde Centenario con Cimolai vs Bertoldi

El clima político en el oficialismo municipal de Centenario venía con temperatura en aumento y -hacia fines de la semana pasada- alcanzó niveles de on fire.

Primero hubo una áspera discusión en el Concejo Deliberante. Y, como corolario, llegó el sinceramiento del ex jefe comunal, Javier Bertoldi, sobre sus "posibles" intenciones de volver a presentarte como candidato a la intendencia. Según él, por pedido de los "compañeros".

Javier Bertoldi, prepara su operativo "regreso"

En 2015 Bertoldi asumió como diputado provincial, y "dejó" como sucesor en Centenario a su ex secretario de Deportes, Esteban Cimolai, al que había bendecido con la unción de la candidatura.

Sin embargo, sobrevino un desgaste prematuro, y de aquel matrimonio político sólo quedó este divorcio, no exento de rencores e hipotéticos desafíos. Es que, hasta dónde se sabe, Cimolai tiene intenciones de ir en busca de su reelección.

La guerra ya está declarada y en las últimas horas así lo expuso el secretario de Hacienda y Finanzas, Leandro Lucero, quien acusó a Bertoldi de boicotear a Cimolai desde su "predicamento" en el bloque de concejales.

Sucede que durante la última semana, el legislativo local tenía previsto tratar un proyecto del sindicato de Empleados Municipales (Soemc), que entre otras cosas contemplaba -y de hecho, contempla- aumentos para los directores de la planta política y de la carrera administrativa.

Fue ahí cuando el concejal Gonzalo Bertoldi (hijo de Javier) salió a decir que no le daría su apoyo a un aumento de sueldo para Cimolai; entonces el PJ no bajó al recinto y estallaron las discusiones entre dirigentes, funcionarios y demás interesados.

Atinado, el presidente del Concejo, Osvaldo Arancibia, dispuso un cuarto intermedio hasta este martes, a las 9.

Esteban Cimolai, intendente de Centenario

Así, intentó un impase, en medio del cual Lucero arrojó más nafta al fuego. En una radio, dijo que preocupa y entristece que el Concejo no se permita deliberar; y arriesgó que las decisiones se gestan afuera, en una unidad básica.

Sostuvo que esas decisiones son producto de la voluntad de Javier Bertoldi, quien actúa "como patrón de estancia" y manda a sus peones a comunicar lo que él quiere.

Lucero avanzó con sus paralelismos y teorias conspirativas. Comparó a Centenario con "un feudo, en el que el señor feudal protege a quienes le rinden pleitesía y así logra un ejército de obsecuentes". Más aún a algunos de esos supuestos obsecuentes los tildó de "incapacitados moral e intelectualmente para ocupar los cargos que ocupan".

Eso no es todo, ya que también le atribuyó a Bertoldi "falacias, errores y mentiras que asombran para una persona que ocupa ese cargo".

La que comienza es una semana clave en lo político. "Hay que estar atentos a la decisión que tome Cimolai", aconsejó un viejo militante (devenido en municipal) y sobreviviente de varias batallas.

Esta nota habla de: