Politica

La Muni busca extender la concesión de ETON por 30 años más

El Municipio de la Capital de Neuquén enviará al Concejo Deliberante un nuevo pliego para la licitación de la Estación Terminal de Ómnibus de Neuquén (ETON). De esta manera busca extender la concesión por un plazo de 30 años y reducir paulatinamente los subsidios hasta que el Ejecutivo no deba aportar más.

Actualmente la Municipalidad aporta alrededor de 2.400.000 de pesos mensuales y se prevé una reducción del 5% anual a partir del sexto año del contrato. 

José Luis Artaza, secretario de Hacienda y Finanzas de la comuna, explicó que el actual contrato tiene fecha de vencimiento para el 1 de febrero del año que viene y por ese motivo pretenden llegar al cambio de mandato con un nuevo acuerdo firmado. 

La licitación será abierta, el pliego costará 50.000 pesos y entre las empresas aparecen la actual prestadora Parada Liniers y Vía Bariloche, que participó del ultimo concurso. 

El secretario indicó que actualmente el proyecto fue elevado al despacho del intendente Horacio Quiroga y que en un plazo de 10 a 15 días sea enviado al Concejo Deliberante para que comience a recibir tratamiento en comisiones. 

En concejal Francisco "Pancho" Baggio, ya se expresó en contra de esta iniciativa: "es una locura y es algo que no comparto. Pero vamos a esperar que el intendente de explicaciones, detalles de la propuesta o la envíe al Deliberante, porque cualquier concesión mayor a diez años tiene que pasar por el Concejo", comentó en La Tecla Patagonia.

"Es otro servicio más que se terceriza, como la recolección de residuos, el transporte urbano de pasajeros, el mantenimiento de los espacios verdes, la terminal, el servicio de agua que lo presta el EPAS, el servicio de electricidad que lo presta CALF, es decir, este municipio no presta nada con recursos propios y tiene trabajadores que bien pueden encargarse de este tipo de cuestiones", argumentó.

Artaza explicó que la idea del Municipio es que en el predio de la Terminal se comiencen a generar nuevas unidades de negocios que permitan generar una ganancia y de esa manera se vayan reemplazando los aportes.

Ante esto, Baggio comentó: "la sospecha que tengo es que se pretende, bajo la excusa de una concesión de estas características, abrir el juego y generar un polirubro, no sólo en la Terminal, sino la posibilidad de construir algún edificio o explotar alguna actividad comercial por fuera de lo permitido, como venta de boletos, kiosco, alguna confitería y nada más".

En este sentido el edil recordó: "En algún momento hubo en este Concejo la solicitud para la apertura de las restricciones para que sea rentable. En verdad, la terminal es rentable, pero el intendente ve todo en un formato de costo-beneficio, sin tener en cuenta la utilidad pública que tiene el transporte y todas sus implicancias".