Neuquen en el mundo

Un perro verde llega a Neuquén a pura energía (renovable)

Por Daniel Olivera
Director de El Neuquino

José 'Pepe' Mujica es un auténtico perro verde. Salió del cargo de presidente de Uruguay tan "pobre" (o tan rico en términos espirituales y de honorabilidad) como llegó. Dice lo que piensa sin dobleces. Es un hombre de izquierdas y lo sostendrá en cualquier ámbito, aunque los Bolsonaro, los Salvini, los Trump o los Orban vengan degollando.

Lo que no quita que no tenga contradicciones. Hace tres meses apenas se despacho con una confesión incómoda: "Tengo 83 años y me voy acercando a la muerte", dijo y añadió: "Quiero tomarme licencia antes de morirme, sencillamente, porque estoy viejo".

Y si bien sus declaraciones sonaron tristes, se encargó de aclarar que "hay un tiempo para venir y otro para irse y así como se caen las hojas de los árboles, también nos caemos nosotros".

"La vida continúa, no es tan importante", subrayó.

Pero en vez de quedarse tomando mate en su chacra oriental, se volvió más dinámico que nunca. Viajó a Venecia a mirar entre visillos "El Pepe", la biopic de otro espécimen único en su especie, el genial director Emir Kusturica. Que busco rescatar el universo retro del Tupamaro que entró en la historia como presidente de Uruguay y cumplió su juramento de lealtad con su pais.

Ese hombre mito para la alicaída tropa de líderes sudamericanos que desafiaron al Imperio de Washington, llegará hoy a Neuquén.

¿Para que? Para dar testimonio de lo que es posible hacer con las energías renovables y "limpias". En contraposición a la fiebre del oro negro, que por momentos obnubila cualquier otro esquema de razonamiento que no sea el capitalismo extremo.

La figura de Mujica es tan potente y su aparente fragilidad le da una pátina especial de sabiduría, que bien es capaz de advertir al auditorio que asistirá al V encuentro de la Federación de Cooperativas de Servicios Esenciales de la Patagonia (FECOES), que Neuquén corre el riesgo serio de pasar a llamarse Vaca Muerta.

¿Qué fin persigue viniendo a Neuquén? Hacer docencia y ayudar con su palabra a cuidar la fragilidad del planeta.

Una semana después volverá a la Argentina. Esta vez a Buenos Aires. A ponerle el cuerpo a la "Contracumbre" al G20. Una patriada de la izquierda latinoamericana con su amiga Cristina, Dilma y otros de ese palo.

En todos los casos, no pensemos que "El Pepe" tiene 83 años y está pronto a partir. Pensemos que su voz, es la de la experiencia. La de un hombre simple que nació en las previas de la Segunda Guerra Mundial y que terminará sus días sin ver el resultado de esta Tercera, la guerra comercial, la guerra por otros medios.



Esta nota habla de: