Vaca Muerta

Jasfly ofrece el primer servicio de taxi aéreo en Vaca Muerta

La empresa Jasfly guarda una imponente nave verde musgo en un hangar dentro del Aeropuerto Internacional de Neuquén con la finalidad de acortar un viaje de casi dos horas de viaje entra Vaca Muerta y la capital neuquina. 

La compañía es la primera en ofrecer el servicio de helicópteros en la zona y cuenta con una flota propia de cinco unidades marca Bell, pilotos altamente calificados y todos los elementos y equipos necesarios para afrontar múltiples requerimientos. Su objetivo es posicionarse en el traslado de ejecutivos, rescates y eventuales emergencias que surjan de las operaciones petroleras.

El viaje en helicóptero costaría unos 5500 dólares la hora, lo que permitiría ir y volver a cualquier yacimiento petrolero en las cercanías de Añelo. Este tipo de aeronaves cuenta con la más alta tecnología y por norma de fabricación debe realizarse inspecciones diarias.

Jasfly llegó a Neuquén en 2018 con una idea: "ser una pieza operativa útil en el rompecabezas de Vaca Muerta", según Gabriel Ciezar, gerente comercial de operaciones aéreas de la empresa. Tiene la experiencia de casi dos décadas volando y la tecnología necesaria para poder ser parte de Vaca Muerta.

"Teníamos el proyecto en mente hace tiempo y hemos tomado la decisión de venir a invertir y apostar de cara a futuro, convirtiéndonos en la primera empresa de helicópteros de Buenos Aires en tener base propia en la provincia de Neuquén", agregó el ejecutivo.

Finalmente, en enero de este año terminaron las obras en el hangar y así cerraron el círculo para traer su primer helicóptero de manera permanente al aeropuerto Presidente Perón: un Bell 412EP, biturbina, de gran porte.

"La aeronave está lista y el cambio de configuración no demanda más de una o dos horas, dependiendo del equipamiento a implementar", explicó Ciezar.

Jasfly superó las auditorías de este "micromundo" (como lo definen) y ya cuenta con todas las autorizaciones para operar con empresas petroleras, un sector altamente exigente y con un alto estándar de seguridad, en donde no se permiten para el traslado de personas aeronaves con un solo motor.

El helicóptero que espera en un hangar neuquino puede trasladar hasta ocho personas en configuración vip y hasta 13 pasajeros en la versión tropera o de rescate.

Además, puede incorporar una camilla y convertirse en ambulancia con todo lo necesario para la atención médica de urgencia, o incorporar un bambi bucket (que la empresa tiene en el mismo lugar) para la lucha contra el fuego.

El Bell 442 de Jasfly surcó por última vez el cielo neuquino en abril y en las próximas semanas lo hará otra vez con petroleras y vuelos de exhibición para mostrar el servicio.

Esta nota habla de: