Vaca Muerta

Los mapuches y su reclamo: el lado oscuro de Vaca Muerta

(Clarín) "Tengo cáncer de útero, mi prima tiene cáncer de mama y tanto mi mamá como mi papá murieron de cáncer", sostiene Lorena Maripe. "Mi nieto de 22 años falleció por un tumor y mi esposa tiene cáncer de útero", acota Albino Campo. Son miembros de una comunidad mapuche que vive en la zona de Vaca Muerta y aseguran que sus problemas de salud se deben a que el aire y el agua están contaminados.

Campo Maripe es una de las cuatro comunidades mapuches que rodean la formación de "shale". Está integrada por 44 familias. Viven en la localidad de Añelo, a una hora y cuarenta minutos de Neuquén. Yendo por la ruta 17, una tranquera y una bandera mapuche indican al equipo de Clarín que llegó al predio de 11.100 hectáreas.

"Nacimos acá, nos criamos en esta zona. Tenemos todos los papeles", asegura Lorena. Dice estar peleando por su tierra, por su naturaleza. Que no está en contra de la actividad petrolera, de los avances, ni del trabajo. Pero busca que no haya impacto ambiental.

"El aire está contaminado. Los de arriba, en el pueblo de Añelo, no abren las ventanas. Y tomamos agua del pozo, que está contaminado", escucha la cronista mientras toma el último sorbo de mate que gentilmente le cebaron.

"Se me reventó la úlcera. Soy diabética e hipertensa. El médico del estómago me dijo que es por la contaminación, porque respiro el aire y tomo el agua", sostiene Marta Campo, tía de Lorena, mientras cuida la huerta de su casa.

Están a 40 kilómetros del epicentro del derrame del 19 de octubre. Como hay bastante distancia, en este caso, no tuvieron un impacto directo. Pero en el predio que ocupan, donde hay operación de YPF, aseguran que hubo episodios anteriores, que no trascendieron.

"Hay derrames dos o tres veces por semana", calcula Albino. Explica que impactan sobre el suelo, cuya vegetación luego comen los animales. "Tenemos chivos que nacieron con malformaciones: sin mandíbula o con un pico tipo avestruz", asegura.

Al respecto, el subsecretario de Ambiente de Neuquén, Juan de Dios Lucchelli, explicó a Clarín que "nuestra ley dice que todo tipo de derrame que hay, están obligados a avisar". Y continuó: "Sí, es verdad que durante la semana tenés varios eventos, pero no de esta magnitud (como el del 19 de octubre). Puede tener que ver con alguna cañería que tenga un estado determinado. Pero no de este tipo de impacto. Si no, como autoridad de aplicación lo tendríamos muy identificado y sería muy público".

Clarín hizo un recorrido por la zona. Estuvo junto a uno de los gasoductos y pudo verificar que se siente olor a gas, que genera ardor en los ojos y picazón en la garganta. También pudo ver la cruz donde yacen los restos de un operario salteño, bajo la sigla QEPD (Que En Paz Descanses). Dicen que el hombre estaba soldando y cayó dentro de una pileta, con hélices en movimiento que revuelven el lodo. 

El monolito que homenajea al operario salteño

"Vaca Muerta tiene consecuencias ambientales. Las empresas, para reducir el costo, utilizan como variable de ajuste las políticas de prevención del daño ambiental", dijo el asesor legal de la Confederación Mapuche de Neuquén, Emmanuel Guagliardo. "Se está sacando petróleo a un ritmo depredatorio. El suelo neuquino está siendo sometido a un saqueo".

Las organizaciones ambientalistas aportan su reclamo. "Las petroleras están demostrando total incapacidad en la protección del medio ambiente en la Patagonia", difundió Greenpeace en un comunicado. "Hay una deficiencia informativa en la cuestión de la explotación del yacimiento, por parte de YPF. Tampoco hay información oficial", agregó Andrés Nápoli, director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

Por su parte, fuentes de YPF dijeron a Clarín que "no consta en ningún registro por parte de la provincia, como autoridad de aplicación ambiental y sanitaria, ni ningún estudio que hable de afectación en la salud de las personas, o incluso del agua, con respecto a la actividad que tiene YPF en la zona. No es así. Y esa zona (la de Campo Maripe) está lejos de los recursos hídricos".

Desde la compañía petrolera también explicaron que está en curso en la Justicia un juicio con la comunidad, por parte de YPF, por la toma de un equipo en la zona de Añelo. "Ellos tomaron un equipo de la petrolera por 30 días", explicaron desde la empresa, y remarcaron que "hasta el momento no hemos tenido más conflictos".

Para la petrolera, los mapuches "utilizan el tema del medio ambiente como excusa para plantear otras cuestiones", como "un reclamo desmedido, con la provincia, de 11.000 hectáreas". Según voceros de la empresa, los primeros puestos de la comunidad se instalaron después de que comenzara la explotación en Vaca Muerta. Y Lucchelli afirmó que ese predio es una "tierra pretendida", es "lo que ellos están diciendo que es de ellos".

Esta nota habla de: