Politica

Los exsecretarios de Energía le enviaron un plan a largo plazo a Lopetegui

(La Nación) La semana pasada, empresarios petroleros pidieron en la ciudad de Neuquén, a 100 kilómetros de Vaca Muerta, estabilidad cambiaria, impositiva y regulatoria para realizar las inversiones de largo plazo que el sector necesita para desarrollarse. La industria energética sufrió en los últimos años la política pendular del país y trajo consecuencias en el servicio eléctrico, entre otros, por falta de mantenimiento. Si bien el apagón que ocurrió anteayer no fue causa de falta de inversiones en la infraestructura, mostró con sus consecuencias la importancia de tener un sistema energético seguro y confiable.

Para ello, el grupo de exsecretarios de Energía compuesto por Emilio Apud, Julio César Aráoz, Alberto Enrique Devoto, Alieto Guadagni, Jorge Lapeña, Daniel Montamat y Raúl Olocco elaboró un documento de 10 páginas con consensos energéticos que permitirían planear la política del sector de largo plazo.

Este plan ya está en manos del actual secretario de Energía Gustavo Lopetegui. El mismo llegará a cada precandidato presidencial, igual que lo hicieron en 2015, con el libro escrito en conjunto, Consensos energéticos: la política para salir de la crisis energética. En ese entonces, el documento presentado fue firmado por todos los candidatos presidenciales, salvo por el exgobernador bonaerense Daniel Scioli.

Entre los puntos principales que se destacan están diversificar las fuentes de energía; mejorar la producción declinante de los yacimientos de hidrocarburos convencionales; asumir un régimen impositivo que genere competitividad internacional; crear un fondo contracíclico intergeneracional para invertir en infraestructura, educación, capacitación laboral e innovación tecnológica (no en gasto corriente); afianzar la integración energética regional, y aplicar políticas para la preservación ambiental.

"La Argentina no está en condiciones de generar recursos propios, por eso necesita masivas inversiones de capital para las obras que hay que hacer en centrales hidroeléctricas y en Vaca Muerta. Para ello se necesitan instituciones estables, creíbles y transparentes y crear un clima propicio para incentivar las inversiones", dice Guadagni a lanacion.

Y agrega: "Al inversor no hay que regalarle nada, pero hay que darle seguridad jurídica, reglas de juego claras y asegurar que se mantengan. Si bien el riesgo geológico es muy bajo en Vaca Muerta, porque ya se sabe la clase de recursos que tenemos, está el riesgo financiero, que incluye qué tipo de impuestos habrá, el nivel de regalías y si se podrá exportar".

Apud, por su parte, resalta que "el principal mérito del documento es que exfuncionarios de diferentes ideologías logramos ponernos de acuerdo. Es algo que va mas allá de la energía, es lo que el país debería hacer. Aprovechar los recursos es una visión de largo plazo. No sirve que cada presidente electo llegue con su libreto y quiera inventar algo nuevo", dijo el secretario de Energía del gobierno de Fernando de la Rúa.

"Los recursos que tenemos son de tal magnitud que exceden las necesidades del país para los próximos 40 años. No vamos a tener tiempo de usarlos, debemos exportarlos en forma de gas natural licuado por barco. Para eso es necesario construir una planta de licuefacción, que cuesta alrededor de US$3500 millones y que tarda cuatro años, todo un período presidencial. Después quién sabe quién vendrá en el año 2023, por eso es necesario tener un esquema definido", agregó.

Lapeña, presidente del Instituto General Mosconi, es uno de los armadores del documento junto con Montamat. Ambos escribieron una primera versión para la última convención de la Unión Cívica Radical (UCR) y luego se lo enviaron al resto de los exsecretarios, que sumaron su visiones e hicieron algunos cambios para que sea presentado a todos los actores políticos.

"Hay una experiencia de este grupo, que viene trabajando desde hace 10 años, desde que se creó, en 2009. Realizamos muchos documentos juntos de conocimiento público. En este en particular, señalamos entre otras cosas la preocupación por la declinación de la actividad petrolera convencional, la necesidad de aumentar la exploración y nuestra visión sobre los contratos de importación de gas con Bolivia", dice Lapeña.

Montamat será el encargado de presentar el documento el martes próximo en el Club del Petróleo. "Queremos darle a la comunidad política de nuevo la idea de que el sector energético tiene que tener comunes dominadores que se traduzcan en políticas de largo plazo y, si es posible, en una política de Estado. Todos en el grupo tenemos como denominador común que creemos en la alternancia republicana en el poder. Por eso, necesitamos un horizonte de largo plazo, más allá de quién gobierne, para que las inversiones que se deben hacer se hagan", concluyó.

Las claves de un documento fundacional

Plan estratégico

"Se necesita un plan estratégico a ser elaborado en el próximo gobierno, que incluya criterios de eficiencia, diversificación, integración regional y desarrollo sustentable", dice el documento de los exsecretarios.

Diversificar fuentes

"Se promoverá la diversificación de las fuentes de energía, alentando inversiones privadas y asociaciones público-privadas."

Hidrocarburos

"La política estará orientada a mejorar la producción declinante de los yacimientos convencionales y alcanzar un desarrollo pleno del gas y el petróleo no convencionales con destino a la exportación".

Fondo contracíclico

"El Estado nacional y los provinciales involucrados deberán acordar la constitución por ley de fondos contracíclicos de carácter intergeneracional para realizar inversiones".