Medios

2do día de toma en la UOCRA: están a la espera de una instancia de dialogo

El grupo de trabajadores pasó todo el día y toda la noche en la sede de la UOCRA ubicada en la calle Bouquet Roldán 525. Las personas que coparon el inmueble continúan esperando la presencia de alguna de las autoridades provinciales. Todavía no han recibido una orden de desalojo.

Según relataron a LM Neuquén, entregaron los bidones de nafta y dejaron salir a algunas personas a cambio de agua y alimentos, pero la Policía no les dio los víveres. 

Desde el Gobierno de la Provincia aseguraron que son solo 10 las personas que aún se encuentran en la toma de la sede de la Uocra y explicaron que si bien está interviniendo la Fiscalía no están pensando en desalojar ya que los que están adentro son parte del gremio. 

El objetivo es "terminar con las mafias que conducen nuestro sindicato", explicó uno de los voceros de los manifestantes, que se identificó como Andrés. Agregó que el grupo sublevado no reconoce la autoridad del interventor Víctor Carcar ni la de quien ejerció el mando en segundo lugar, Juan Carlos Levi. 

Esta madrugada el dirigente de Centenario, Ernesto Riffo, tomó el reclamo para iniciar negociaciones. En declaraciones radiales Riffo señaló que "anoche hasta última la madrugada tratamos de hablar de alguna forma con el subsecretario -Gustavo- Pereyra para que nos deje pasarle algún alimento porque son trabajadores, no son delincuente. Pero no hubo forma, no tiene sentido lo que pasa".

El referente explicó que ayer habían iniciado negociaciones con la policía y que habían llegado a un arreglo: "nos pidieron que salgan diez personas con los bidones de nafta que teníamos y a cambio nosotros podíamos ingresar alimentos. Pero nos faltaron a la palabra y no nos dejaron entrar la comida, esto nos hace enojar aún más con el gobierno provincial". En ese contexto mencionó que anoche se había redoblado la presencia policial porque unas 80 personas llegaron para "manifestar su apoyo con nuestro reclamo".

Los trabajadores pidieron que se acercaran los medios de comunicación porque, afirmaron, tienen miedo de ser atacados por la medida de fuerza que tomaron. "Estamos temerosos, nuestras familias temen que nos pase algo, porque quedamos al medio de estas mafias", agregaron.

Aseguran ser pacíficos y que portan bidones con combustible únicamente "para resguardo", ya que se están "enfrentando a facciones mafiosas". 

Andrés también explicó que anoche alrededor de las 22 mantuvieron una reunión con el interventor del gremio, Víctor Carcar, pero criticó que "le pedimos acciones para pacificar el gremio y no tiene intenciones, él es el que puso a todos los violentos y él es el que maneja todo. Nosotros queremos que se termine la violencia, que la gente pueda trabajar en paz, pasan un montón de cosas y la gente no se anima a denunciar por miedo".