Politica

Publicaron pruebas de cómo se armó la persecución judicial a Lula

Se conocen chats entre el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli donde coordinan las maniobras de persecución a CFK. ¿Imposible? Es lo que sucede actualmente en Brasil, donde sus roles los ejecutan el juez Sergio Moro y el fiscal Deltan Dallagnol y el portal The Intercept reveló chats entre ellos donde consta que manipularon la causa judicial del Lava Jato para apuntar hacia Lula da Silva, la figura política más popular de Brasil, e impedir un regreso del Partido de los Trabajadores (PT) al Gobierno.

Moro es a Brasil lo que Bonadio a Argentina, el juez encargado de la inquisición judicial contra Lula. Dallagnol es Stornelli, cooequiper de Moro como jefe de los fiscales del caso Lava Jato.

Operaciones mediáticas, acusaciones sin más sustento que notas periodísticas en los medios hegemónicos brasileros, forum shopping para que el caso no terminara en otro juzgado, maniobras judiciales para impedir incluso que Lula diera una entrevista televisiva porque esto podía influir en las elecciones de 2018, es solo parte de lo que reveló The Intercept.

Con esta publicación el Lawfare, proceso por el que los principales líderes populares de la región fueron perseguidos por la Justicia, queda al desnudo. La filtración que dio a conocer este domingo The Intercept, cuyo cofundador es el reconocido periodista Glenn Greenwald, amenaza con hacer estallar el Lava Jato en Brasil, que fue presentado como el mayor caso de corrupción en la vida política del gigante sudamericano.

Esta megacausa, entre sus distintas consecuencias, llevó al expresidente Luis Inácio "Lula" Da Silva a la cárcel y tuvo como corolario el ascenso del ultraderechista Jair Bolsonaro. Según las revelaciones - las primeras de una saga que continuará dando sorpresas-, el entonces juez Moro direccionó la pesquisa en pos de correr a Lula de la carrera presidencial. Hoy, Moro es ministro de Justicia de Bolsonaro.

"Exclusivo: obtuvimos uno de los archivos más grandes e importantes de material filtrado en años: contiene los chats, audios, videos y documentos secretos de los fiscales y el juez, ahora Ministro de Justicia de Bolsonaro, Sergio Moro, quien encarceló a Lula. Muestra grandes irregularidades", publicó este domingo en su cuenta de Twitter, Greenwlad, el mismo periodista que publicó las pruebas del espionaje masivo de Estados Unidos a través de la NSA gracias a los documentos que le aportó Edward Snowden. En este caso, The Intercept publicó que este material sobre Moro y Dallagnol fue proporcionado por una fuente anónima e "incluye años de archivos internos y conversaciones privadas del equipo de fiscales del Lava Jato".

Falta de evidencia


¿Qué surge de la filtración que publicó The Intercept? Entre otras cosas, el reconocimiento por parte de los investigadores de que les faltaba la evidencia que probara la culpabilidad de Lula.

El caso paradigmático es el del Tríplex que se le adjudicó al exmandatario como parte de pago de un supuesto soborno. Los medios anti Lula insistieron en que ese departamento fue en pago por facilitar contratos multimillonarios con la petrolera estatal Petrobras. Pero de acuerdo a la filtración, Dallagnol (es decir, el Stornelli brasileño) expresó sus dudas sobre los dos elementos clave del caso: si el inmueble era de Lula y si tenía algo que ver con Petrobras.

Sin la primera comprobación, la causa se desmorona.

Sin la segunda, que la cuestión estaba vinculada a Petrobras, The Intercept publicó que los investigadores que impulsaron el caso no debieron haber intervenido porque habría quedado fuera de su jurisdicción. Un simple paralelismo permite entender la magnitud de esta cuestión: ¿Qué hubiera pasado con la causa de las fotocopias de los cuadernos si no hubiera quedado en manos de Stornelli y Bonadio? Vale recordar que el expediente que se abrió con los anotadores del chofer Oscar Centeno y que tramita en los tribunales de Comodoro Py tendría que haberse sorteado. La respuesta es obvia. Los paralelismos siguen: el departamento no era de Lula (de hecho, el dueño real lo puso en venta) y los cuadernos nunca aparecieron. Todo se sostuvo en los medios y pisoteando el Estado de Derecho.

De acuerdo a los archivos que ahora salen a la luz ¿qué dijo el "Stornelli de Lula"?

"Ellos dirán que estamos acusando en base a artículos periodísticos y evidencia frágil ... así que sería bueno si este punto está bien ajustado. Además de este tema, hasta ahora estoy preocupado por la conexión entre Petrobras y el enriquecimiento", escribió Dallagnol en un chat de Telegram grupal que integraba junto con otros fiscales del Lava Jato. La conversación está fechada el 9 de septiembre de 2016, cuatro días antes de que se presentara la acusación contra Lula.

A pesar de las inconsistencias, Moro condenó al expresidente y referente del PT a 9 años y 6 meses de prisión, en un fallo que abrió las puertas para sacarlo de la carrera por la presidencia. Entonces, el exmandatario lideraba las encuestas. La sentencia fue rápidamente confirmada por un tribunal de apelaciones, que extendió la pena a 12 años y un mes. Luego, Lula fue detenido y no pudo competir en las elecciones generales que se realizaron el año pasado.

El direccionamiento

En los archivos también aparecen conversaciones entre Dallagnol y Moro en las que el entonces juez aparece asesorando a la fiscalía.Concretamente, parece direccionar la pesquisa, brindando consejos para nuevas líneas investigativas. Hasta llegó a proporcionar a los fiscales de forma anticipada algunas de las decisiones que estaba por tomar.

"Después de un mes de silencio del equipo de trabajo del Lava Jato, Moro preguntó: ?¿No ha pasado mucho tiempo sin una operación?'", reveló The Intercept.

"Con estas acciones, Moro excedió en gran medida las líneas éticas que definen el papel de un juez. En Brasil, como en los Estados Unidos, los jueces deben ser imparciales y neutrales, y se les prohíbe colaborar en secreto con un lado en un caso", añadió el medio que tiene como editora en jefa a Betsy Reed.

Moro negó públicamente en varias ocasiones que hubiese trabajado en colaboración con el equipo de fiscales. Ante la noticia que sacude a Brasil, el ahora ministro de Bolsonaro repitió su vieja estrategia.

La entrevista que no fue

En los archivos también queda en claro cómo la fiscalía conspiró para boicotear el desempeño del PT en las elecciones presidenciales de 2018 al intentar bloquear una entrevista a Lula, previa a la elección.

Cuando un juez de la Corte Suprema concedió una petición del periódico más grande del país, Folha de Sao Paulo, para entrevistar a Lula, el grupo de fiscales del Lava Jato mostró su fastidio y puso manos a la obra para obstaculizarla. El 28 de septiembre de 2018 comenzó a discutir en el chat de Telegram cómo bloquearla.

"Esto se basó en el temor expresado de que la decisión ayudaría al PT, el partido de Lula, a ganar las elecciones. Basados ??en su deseo declarado de evitar que el PT vuelva al poder, pasaron horas debatiendo estrategias para prevenir o diluir el impacto político de la entrevista de Lula", reveló The Intercept.

Una de las fiscales, Laura Tessler, se explayó sobre la urgencia de frenar la decisión:"Una conferencia de prensa antes de la segunda ronda de votación podría ayudar a elegir a Haddad", escribió en el grupo de chat. Entonces Fernando Haddad ya era el elegido por Lula para reemplazarlo en los comicios.

Otro fiscal, Januário Paludo, propuso una serie de acciones diseñadas para prevenir o minimizar la entrevista en cuestión: "Plan A: podríamos presentar una apelación en la Corte Suprema, sin probabilidad (de éxito). Plan B: ábrelo para que todos lo entrevisten el mismo día. Será caótico, pero reduce la probabilidad de que la entrevista se pueda realizar", escribió.

Finalmente, ninguno de los planes de los fiscales se llevó a cabo: una fuerza de derecha apeló la decisión y el tribunal suspendió la autorización para que se realice la entrevista. La noticia se celebró en el grupo de chat.

La repercusión

La difusión de esta información provocó gran impacto internacional y sacudió a Brasil.

El diario Folha de Sao Paulo tituló en su portada digital: "Mensajes muestran colaboración entre Moro y Dallagnol en el Lava Jato". Tras adjudicar la información a The Intercept destaca que "diálogos mencionan detalles del proceso que condenó a Lula; el MPF ve un ataque criminal".

Mientras que Moro y los fiscales buscaron bajarle el tono a la denuncia, distintos dirigentes brasileños se hicieron eco de la noticia. Entre ellos, claro, Lula Da Silva, quien tuiteó un link al artículo "Trama oculta", de The Intercept, en el que se relata cómo se buscó obstaculizar su postulación presidencial. El expresidente detenido añadió unas pocas palabras: "La verdad prevalecerá". 

Fuente 24con

Esta nota habla de: