Politica

Por mandato de Cristina, Parrilli presiona por un peronismo unido

Oscar Parrilli, el histórico dirigente del PJ neuquino, y a la vez famoso por aquella frase que le propinara Cristina Fernández ("soy yo Cristina...."), afronta un incómodo presente, en virtud de las desavenencias por las que transita el peronismo neuquino y que -por supuesto- lo tienen como protagonista.

Es que mientras aquí se prolonga el tire y afloje entre los sectores en pugna, allá -en Buenos Aires- cuentan los días con el calendario en la mano. "La Jefa quiere que esto se resuelva ya", deslizó un colaborador de Parrilli.

Darío Martínez, Oscar Parrilli, Marcelo Zúñiga y Javier Bertoldi 

Los que frecuentan el Instituto Patria están convencidos que el gobernador Omar Gutiérrez anunciará la fecha de las elecciones provinciales ni bien se resuelva la interna del MPN (que se llevará a cabo el 25 de este mes), y estiman que la convocatoria será para marzo o, a más tardar, abril.

Se comenta que CFK les ha encomendado que el peronismo no llegue dividido a la que muy probablemente sea la primera elección provincial del año, y entienden que una mala performance electoral sería utilizada por los medios a los que llaman anti K. "La presentarían como una tendencia nacional, aunque esa lectura nada tenga que ver con la realidad", especuló la misma fuente.

Una encuesta que acaba de difundir Ricardo Rouvier y Asociados le asigna a la ex presidenta un 29,2% de intención de voto en todo el país; seguida por Mauricio Macri, con el 27,9% y muy por detrás viene el tercero, Sergio Massa, con el 9,9%.

Mientras que en un escenario de balotaje, la misma encuesta le asigna el 39,5% a Macri y el 38,7% a CFK. Las mediciones se realizaron en octubre.

Precisamente, a mediados de octubre se lanzó la versión sanjuanina de Unidad Ciudadana y ahí estuvo Parrilli, quien aspira a hacer lo mismo en Neuquén, aunque no es lo mismo ¿Por qué? Porque busca que el PJ vaya a una interna con el ex intendente de Cutral Co, Ramón Rioseco (Frente Neuquino), al que ya impuso como candidato a gobernador en 2015.

Oscar Parrilli, al borde de un ataque de nervios

En el otro sector del PJ (también K) no quieren saber nada con esa jugada. Se autoimpusieron la obligación de que esta vez el candidato a gobernador sea un peronista, y el que está anotado es el diputado provincial Javier Bertoldi, a quien respaldan -desde la primera línea- el diputado nacional, Darío Martínez, y el concejal de Neuquén, Marcelo Zúñiga.

A Rioseco le endilgan traición, porque se embarcó en una alianza electoral -¿ya perimida?- con el referente de Cambiemos en la provincia, Horacio "Pechi" Quiroga; y se espantan con la sola posibilidad de que vuelva a encabezar la lista.

Además, Martínez -con su labor legislativa- le ha dado muchas más satisfacciones al kirchnerismo que Rioseco, quien en rigor a la verdad, no le dio ninguna. Entre otras cosas, Martínez fue quien presentó la denuncia penal contra Macri, por el asunto de los Panamá Papers (cuentas en paraísos fiscales que generalmente se usan para blanquear capitales o evadir impuestos).

En el PJ neuquino, hoy bajo la conducción de Martínez, ya no le temen a Parrilli quien -según el propio Bertoldi- ya no puede elegir los candidatos "a dedo desde Buenos Aires". Entienden que la foto de Rioseco con CFK no fue más que una maniobra frustrada de Parrilli, que además fue derrotado en el último congreso partidario.

Esta nota habla de: