Economía

La paupérrima senda del sofisticado Hilton

La Municipalidad de Neuquén destina un verdadero batallón de agentes de tránsito a la detección de automóviles mal estacionados, pero no envía ni uno solo al cruce de Avenida Argentina y Leloir que se ha tornado singularmente peligroso.

Así lo señalaron vecinos de esa zona y explicaron que el tránsito y las infracciones se multiplicaron por los desvíos, producto de las obras en el acceso Norte. "Vienen por Dr. Ramón se detienen en la avenida aunque tengan luz verde y esperan el momento para girar a la izquierda hacia el Parque Norte", resumieron.

Esto y la ausencia de inspectores lleva a que cruzar la calle se torne imposible en los horarios de mayor circulación. A eso se suma la construcción del Hilton, que copó literalmente la vereda de la avenida y obliga a los peatones a caminar peligrosamente por una de las arterias más transitadas de la ciudad.

La senda está demarcada de manera extremadamente precaria y siempre tiene desechos de obra, además de la presencia de agua que implica un peligro de resbalón. No tiene vallas metálicas, ni piso de madera como sí lo tienen otras obras.

Apenas tiene unos palos y cintas. Son, podría decirse, un canto a la improvisación. "Lo peor es que podrían haber hecho un sendero como corresponde, pero parece que nadie controla a los poderosos", protestaron los vecinos.

Históricamente, desde el arco opositor han acusado al intendente Horacio "Pechi" Quiroga de ser duro con los débiles (en este caso los automovilistas que son presa de las grúas) y blando con los poderosos (en este caso la cadena internacional de hoteles).

Así mientras el concejal Francisco Baggio (UNE) denuncia la existencia de un mecanismo destinado a recaudar de manera supuestamente non sancta a través de las multas y los acarreos, el municipio no se esfuerza para que el Hilton garantice la seguridad de los vecinos. Hace meses que esa paupérrima senda está ahí.

Esta nota habla de: