Politica

Se avecina otro domingo negro para el Gobierno

La Casa Rosada se prepara para sufrir otro domingo electoral complicado, con previsibles derrotas en las elecciones a gobernador de San Juan y Misiones, aunque en Cambiemos esperan cortar la racha de derrotas en las legislativas de Corrientes, que todo indica será el primer triunfo del año para el Gobierno.

El domingo abre una larga serie de elecciones provinciales durante el mes de junio, durante el cual el Gobierno nacional espera empezar a cambiar la tendencia con comicios en las tres provincias que gobierna el radicalismo: luego de las legislativas en Corrientes será el turno de las PASO en Mendoza y la general en Jujuy, ambas el 9 de junio.

El resultado más previsible de este domingo es el triunfo de Sergio Uñac en San Juan. El gobernador ganó en marzo las primarias con casi el 56 por ciento de los votos y todo indica que repetirá. En su entorno incluso confían en ampliar la diferencia sobre Marcelo Orrego, el candidato del Frente Con Vos (la versión local de Cambiemos), que en las PASO sacó el 32 por ciento.

Será la décima derrota de la Casa Rosada en el año, aunque en rigor el apoyo nacional a Orrego fue casi nulo. El propio candidato se despegó cuanto pudo de Mauricio Macri. La expectativa nacional estará puesta en las posibles definiciones de Uñac, que esta semana le hizo un guiño a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner, tras haber empujado anteriormente la candidatura de Roberto Lavagna.

En Misiones también se espera una categórica derrota de Cambiemos, que lleva como candidato a gobernador nada menos que al presidente del PRO nacional, Humberto Schiavoni. El dirigente la tiene difícil ante el poderoso Frente Renovador de la Concordia, que postula al vicegobernador Oscar Herrera Ahuad.

Las encuestas que circulan en la provincia auguran un triunfo de Herrera Ahuad con más del 50 por ciento de los votos, mientras en Cambiemos admiten que superar los 30 puntos sería una muy buena elección. Además del poderío del oficialismo provincial (que gobierna desde 2003), el derrumbe de la imagen de Macri golpeó a Schiavoni y a los candidatos a intendentes de las ciudades grandes, que hasta hace un tiempo confiaban en pelear en igualdad de condiciones. La aprobación del presidente ronda los 20 puntos en Posadas y Oberá, y cae más todavía en el interior de la provincia.

La candidatura de Herrera Ahuad tiene la bendición del jefe político del Frente Renovador de la Concordia, el ex gobernador Carlos Rovira, y el actual mandatario Hugo Passalacqua que no puede acceder a otro mandato e irá como candidato a diputado provincial. Rovira bloqueó cualquier intento de retorno a la gobernación del senador Maurice Closs, la otra figura importante del espacio.

Una novedad es que el kirchnerismo no tendrá lista propia en estas elecciones. Aunque nunca pudo hacer pie en Misiones, el FPV siempre presentó oferta electoral. Ahora Rovira logró sumar a una parte importante a su espacio, mientras que otro sector acompaña al Frente Popular Agrario y Social. Meses atrás, en Cambiemos confiaban en una lista kirchnerista que le arañe entre 8 y 10 puntos al oficialismo.

Como en San Juan, en Misiones también hay expectativa sobre alguna señal nacional de Rovira y Herrera Ahuad. Hasta ahora, el único que se posicionó fue Closs, que apoyó públicamente a Alberto Fernández. Pero desde el gobierno provincial evitan cualquier posicionamiento. Passalacqua había participado de una cumbre de Alternativa Federal, aunque como el resto de los gobernadores se terminó alejando.

La buena noticia para Cambiemos, la primera del año, llegará desde Corrientes, aunque en una elección sólo legislativa porque la provincia ya eligió gobernador en 2017. Allí el radicalismo, que lidera la alianza ECO (que eliminó la palabra Cambiemos de su nombre), es favorito en un comicio donde se eligen 15 diputados y 5 senadores provinciales, además de concejales.

El interés del Gobierno en sumar un triunfo quedará a las claras con la visita que hará este jueves el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, para participar del cierre de campaña junto al gobernador Gustavo Valdes. Cambiemos tendrá como candidatos al ex ministro de Hacienda provincial Enrique Vaz Torres (UCR) para la el Senado, y al liberal Pedro "Perucho" Cassani, que supo ser aliado de Sergio Massa, para Diputados.

El radicalismo tendrá la enorme ventaja de la fuerte dispersión del peronismo, que tendrá cinco listas entre acusaciones cruzadas de "jugar" para la división del voto opositor que alienta el oficialismo. El sector mayoritario es el Frente para la Victoria que integran el ex intendente Fabián Ríos (que será candidato a concejal de la capital) y el senador Camau Espínola, que empuja a Martín Barrionuevo como candidato a senador provincial.

Además se presentará "Unidad Correntina", un espacio encabezado por los intendentes Santo Tomé, Santa Lucía, Paso de los Libres y San Roque e integrado por sectores del kirchnerismo duro. Un tercer espacio peronista es Juntos Podemos, encabezado por el parlamentario del Mercosur Alejandro Karlen. Completan la nómina las listas de los massistas Eugenio "Nito" Artaza y Germán Braillard Poccard, que van separados. El último irá con el sello "Alternativa Federal".

Las variadas encuestas que circulan en la provincia anticipan una amplia victoria de Cambiemos, seguido por el FPV que tiene presencia fuerte en la capital. Algunos vaticinan una buena elección de "Unidad Correntina" por el empuje de las colectoras, mientras que el resto quedaría muy lejos. En el radicalismo sueñan con alcanzar los 50 puntos.

LPO

Esta nota habla de: