Politica

Qué servicios están afectados por el paro del miércoles

Casi 70 gremios se adhirieron al sexto paro general desde la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia. La huelga incluye al transporte, entre otros servicios, por lo que la movilidad se mantendrá muy acotada en todo el país. 

En el centro capitalino se llevó a cabo una gran movilización sobre la calle Roca, a un lado del municipio. Avanzaron sobre Avenida Argentina. 

La Asociación Bancaria se une a la medida de fuerza por lo que se prevé que no haya atención en entidades locales. Se trata de uno de los gremios más fuertes del país.

Tampoco hay atención en los organismos dependientes del Estado nacional como SeNaSA, ANSeS, PAMI, Secretaría de Trabajo, ANAC-EANA, IOSFA, Parques Nacionales, SeGeMAr, INTI, INTA, Secretaría de Agricultura Familiar, Agencia de Discapacidad y Desarrollo Social de la Nación.

Aerolíneas Argentinas y Latam cancelaron todos los vuelos del día. La medida alcanzó a 330 vuelos y afecta a más de 37.000 pasajeros. La única aerolínea que informó que mantendrá sus operaciones fue Flybondi, mientras que JetSmart aclaró que hará vuelos internacionales pero no de cabotaje.

El gremio de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa también se adhiere a la medida de fuerza. Se mantendrán guardias mínimas y los bloques que tengan pozos que necesiten monitoreo las 24 horas continuarán su diagrama normal.

Tampoco habrán clases en los establecimientos públicos. "El ajuste, los tarifazos, los despidos, la desocupación, producto de al política económica que lleva adelante el Gobierno Nacional acorde a los mandatos del FMI, están profundizando la pobreza en nuestro país", expresaron desde CTERA en un comunicado.

Los trabajadores de CALF no atenderán al público. Permanecerán cerradas la sede central, la delegación Progreso y el servicio asistencial (SAC). En tanto, el "Servicio Solidario de Sepelios" mantendrá su cobertura y la "Guardia de Emergencias" estará operativa. 

El secretario gremial del Centro de Empleados de Comercio, Ramón Fernández, explicó que los trabajadores están legalmente amparados si deciden sumarse a la medida de fuerza y no deberían sufrir repercusiones por esto, lo que no implica que los locales cierren sus puertas. 

"La huelga es una medida inversa a lo que está pasando ahora. Cuando hay desarrollo económico es para disputar las utilidades, hoy es para pelear por las medidas que toma este Gobierno", justificó Héctor Dáer de la CGT.