Politica

"Uni" sigue lejos de "Dad" en el peronismo neuquino

El improbable tránsito hacia la mentada unidad de las vertientes peronistas, se teje sobre un complejo entramado de matrimonios breves y antagonismos (flexiblemente) perennes, aquí en la provincia de Neuquén, donde -al menos hasta ahora- "Uni" sigue lejos de "Dad".

El que agitó en las últimas horas la bandera de la simbiosis, fue el ex intendente de Cutral Co, Ramón Rioseco, quien se dijo dispuesto a una interna por la candidatura a gobernador 2019.

Carlos Quintriqueo, Javier Bertoldi, Darío Martínez y otros dirigentes

En la vereda de enfrente, se encuentra el ex jefe comunal de Centenario y actual diputado provincial, Javier Bertoldi, quien ya se ha presentado públicamente como candidato del PJ (o, llegado el caso, de Unidad Ciudadana).

La relación entre ambos reconoce sobresaltos. En 2015 Bertoldi se había anotado, pero el entonces secretario de la Presidencia de la Nación, Oscar Parrilli, ungió a Rioseco quien terminó encabezando la lista del FpV, que fue segunda en las provinciales.

La grieta se profundizó a los pocos meses, cuando Rioseco se asoció con el intendente de Neuquén, Horacio Quiroga (Cambiemos), en las municipales, y el PJ se quedó sin representación en el Concejo Deliberante. Después, en las nacionales, Rioseco volvió a calzarse el traje de candidato del FpV, para convertirse en parlamentario del Mercosur.

Entre 2014 y 2015, Rioseco surfeó -con inusitado vigor- las aguas del pragmatismo extremo. Además de todo aquello, invitó a Quiroga a formar un frente y a dirimir la candidatura a gobernador en una interna; y frustrada esa posibilidad esquivó siempre cualquier interna con Bertoldi.

Ramón Rioseco y CFK, en una reunión gestionada (dicen) por Parrilli

Ya en 2017 las aguas volvieron a dividirse. Darío Martínez (PJ - Unidad ciudadana) fue en busca de su reelección como diputado nacional y la logró ingresando tercero. El cuarto fue precisamente Rioseco, quien encabezó la lista de su partido, el Frente Neuquino, y quedó afuera.

También en 2017 Marcelo Zúñiga (PJ - Unidad Ciudadana) se convirtió en concejal, haciendo que el peronismo recuperara su presencia en el legislativo de la ciudad capital. Ergo: Martínez y Zúñiga son, por ahora, los winners.

Así llegaron a este 2018 en el que Bertoldi, Martínez, Zúñiga y demás resolvieron que sea un peronista quien represente al universo PJ - K (y afines) en las provinciales de 2019.

Después -más acá en el tiempo- apareció la foto de Rioseco con CFK, cuya gestión le fue atribuida a Parrilli, en una aparente jugada para meterles presión a los compañeros que ya no le temen. Tal es así que ni bien apareció la "instantánea", Bertoldi salió a decir que ya no toleraría candidatos "puestos a dedo desde Buenos Aires".

Bertoldi no quiere una interna con a aquel al que alguna vez llamó microbio traidor

"Pido humildad, generosidad y solidaridad en cada rincón de Neuquén. Juntos somos indestructibles, vamos a ganar la provincia", dijo hace unos pocos días Rioseco (para Bertoldi, el microbio traidor); y agregó: "Tenemos la firme convicción de que si no nos unimos no podemos ganarle al MPN".

Bertoldi y Martínez no quieren una interna con Rioseco. En todo caso, lo invitan a encolumnarse detrás. Lo mismo Zúñiga, aunque en el Concejo trabaja en tándem con los dos ediles del Frente Neuquino, Francisco Baggio y Luis Durán.

Las diferencias que afloran en la superficie, tienen su correlato en los armados intestinos, donde existen otros antagonismos, algunos de ellos fuertes. Veamos: el constructor político de Rioseco es el diputado provincial Mariano Mansilla (UNE), quien tenía una sociedad político sindical con el secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, quien se ubica en el sector de Bertoldi.

Es muy probable que Quintriqueo sea candidato a diputado por Unidad Ciudadana

El sector en el que comulgan Bertoldi y Martínez (además de legislador nacional, presidente del PJ neuquino) incluye a los referentes del Frente Grande (FG) Soledad Martínez (intendenta de Zapala) y Raúl Podestá (diputado provincial). Es más, a Soledad se la menciona entre las posibles compañeras de fórmula de Bertoldi.

Con Rioseco se agrupan, entre otros, los ex diputados provinciales Rodolfo Canini (Nuevo Encuentro) y Raúl Dobrusin (Unidad Popular). Canini rompió su sociedad con Podestá; y Dobrusin es un ex dirigente de ATE que se distanció hace ya varios años de Quintriqueo.

A su vez, dentro del PJ hay referentes -todos cercanos a Parrilli- que coinciden en la necesidad de convocar a una interna abierta de la que participaría Rioseco. Es más, dicen que si los que se enfrentan son finalmente Rioseco y Bertoldi, el que gane será candidato a gobernador y el otro a vice.

Por ahora la cuerda está tensa, pero habrá que ver cómo se acomodan las piezas una vez que avancen las semanas; y tanto el calendario como las urgencias, apuren las estrategias electorales.

Esta nota habla de: