Medios

Deudas en energía: CALF y el EPEN le deben a Cammesa $832 millones

En su lucha por no trasladar el aumento de las tarifas a los usuarios, CALF y el EPEN mantienen una deuda con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) de más de $832 millones, según figura en una nómina oficial respecto de la situación en que se encuentran por este tema las distribuidoras del país.

Todo esto se dio a partir del aumento del 50% en el valor de la energía de Cammesa. Lo curioso del caso es que las neuquinas EPEN (con $462,6 millones) y CALF (con $370,0 millones) son consideradas deudoras morosas, mientras que distribuidoras como Edenor, que en abril aparece con una deuda de 1400 millones de pesos, no está calificada de esa manera, lo que muestra un tratamiento casi preferencial con la empresa que conduce Marcelo Mindlin.

Además de CALF y el EPEN, el listado de los deudores que sí son considerados morosos por Cammesa lo completan la formoseña Refsa ($404,7 millones), la cordobesa EPEC ($328,1 millones), Energía Catamarca ($297,9 millones), Cooperativa Gualeguaychú ($68,1 millones) y las cooperativas bonaerenses de Villa Gesell ($335,5 millones), Zárate ($342,9 millones), Necochea ($46,7 millones) y Olavarría ($85,2 millones).

Entre las que deben más de 1000 millones de pesos están las provincias de Mendoza y San Juan. En el primer caso la firma Edemsa debe 2944,9 millones de pesos, mientras que Energía San Juan acumula un pasivo de 1489,3 millones. Las dos firmas están negociando un acuerdo con Cammesa.

El ranking de deudores está encabezado por la firma Servicios Energéticos del Chaco Empresa del Estado Provincial (Secheep), que acumula 6293,5 millones de pesos. En segundo lugar se ubica DPE Corrientes con una deuda de 5053 millones de pesos, aunque esta provincia sostiene que la Nación a su vez tiene una deuda con la provincia en materia de regalías por Yacyretá y Salto Grande.

La semana pasada, CALF, a través de su abogado Juan Kairus, participó de la primera audiencia de conciliación en Buenos Aires con el objetivo de llegar a un acuerdo respecto del aumento de la luz. Cammesa había intimado a CALF a aplicar la suba, a través de un incremento en el precio de la energía que la cooperativa no está dispuesta a trasladar a la boleta que pagan los usuarios, aduciendo que esto haría colapsar el sistema.

Lo que pretende la cooperativa neuquina es tener el mismo tratamiento que Cammesa les da a los demás deudores, con créditos a 10 años y tasas del 8 por ciento, como ocurre, por ejemplo, con Edenor, Edesur y casi el 80% de las distribuidoras del país.

Esta nota habla de: