Economía

Algo es algo: el MPN logró algo de presupuesto para Chihuido

(La Política On line) El principal componente de poda del gasto público para alcanzar el tan ansiado equilibrio fiscal será sin duda los gastos de capital, es decir, las obras de infraestructura.

Para ello, el Gobierno prácticamente eliminó el financiamiento de las diversas represas hidroeléctricas proyectadas y solamente dejó un monto simbólico para no frenar por completo las dos principales usinas: la neuquina Chihuido y las santacruceñas Cóndor Cliff y La Barrancosa.

Para la primera, se incluyó una línea de $500 millones que no llega a representar ni el 1% del costo total de la obra que se estima en 2.200 millones de dólares. Este importe fue negociado en los últimos días para que los diputados neuquinos acompañen la aprobación del presupuesto, que originalmente no incluía ningún tipo de fondos para este proyecto por expreso pedido del FMI.

Desde el Ministerio del Interior aseguraron a este medio que la idea es lograr que el consorcio de capitales privados -en su mayoría de origen alemán- junte el 75% del financiamiento para poder comenzar con la obra. El 25% restante debería costearse en su mayoría vía PPP, y en menor medida a partir de mínimos aportes de la provincia de Neuquén junto al mencionado importe incluido en el presupuesto nacional.

En el caso de las famosas centrales santacruceñas que ya llevan dos años de demora, el presupuesto otorgará algo más de $1.000 millones para poder sostener principalmente el trabajo de los 1.400 obreros que ya se encuentran en el lugar. Si bien la presencia de la constructora Electroingeniería que estuvo involucrada en la causa de los cuadernos todavía genera ciertos interrogantes, en el Gobierno descuentan que las centrales están garantizadas por el completo financiamiento de los capitales chinos.