Economía

La dificultad para llenar el carrito: ¿Cuáles son los productos más caros?

Es sabido por tanto por Nación como los vecinos que los carritos de supermercado cada vez van más vacíos. Es por esto que el Gobierno anunciará el lanzamiento de un plan para controlar los precios de algunos alimentos de la canasta básica.

Entre los artículos de ese grupo estarían la leche, algunos cortes de carne, pastas secas, arroz, y algunas clases de galletitas, entre otros alimentos que se consumen cotidianamente. 

Al mismo tiempo que se dio a conocer este acuerdo entre Nación con las empresas productoras, que permitirá frenar los precios de entre 50 y 100 alimentos de la canasta básica por seis meses, es decir hasta octubre, el diario LMNeuquén, dio a conocer un lista de productos en cadenas neuquinas cuyo precio por kilo supera los mil pesos. 

El chocolate negro, sin leche, es el más costoso de la góndola. Ronda los $3200 por kilo. El mismo precio se aplica a los huevos de Pascua, que no bajan de los $400 por unidad.

El café tampoco se queda atrás. Si se eligen las cápsulas, hay que pagar de $2200 a $5000 por kilo, mientras que los instantáneos oscilan entre $1100 y $2000. El que se inclina por el té tampoco se salva. Cualquier variedad frutal o aromatizada se paga de $1200 a $2000 por kilo.

Los fiambres también están en la lista negra. Así sea salame, salamín, bondiola y jamón crudo o cocido, todos salen alrededor de $1000 el kilo. Y, entre los quesos hay variedades, como el azul, brie o filadelfia, que llegan a $2000.

Las papas fritas de tubo también superaron los $1000 por kilo, igual que las almendras, las avellanas, las castañas y los pistachos. Y ni hablar de mariscos como langostinos, pulpitos o mejillones, que van de $1000 a $1500. Así, una paella o picada familiar sale tan cara como ir y volver en avión a Buenos Aires.

El aceite de oliva de primeras marcas oscila los $1000 el litro, el atún en lomitos tiene un precio similar por kilo y lo mismo ocurre con las barras y los mix de cereales. Para las pastas, los quesos duros como el provolone, el parmesano o el reggianito tampoco bajan de $1000, así sea rallados o enteros.

En higiene, el peso pesado son las cremas. Los protectores solares cuestan de $2000 a $3500 por litro y las lociones humectantes o antiedad duplican ese precio. Si se pesa por kilo, ni la pasta dental baja de los $1500 y la pomada de calzado llega a $3000. También se fueron por las nubes los pañales, que superan los $1000 por un paquete a partir de 48 unidades. Cuando se ponen las compras en la balanza, los $350 de la tira de asado parecen baratos.

La inflación llegó también a los condimentos más populares, que hoy cuestan por kilo hasta siete veces más que la carne. El caso extremo es la pimienta, tanto negra como blanca, que en Neuquén se vende por hasta $2500.

Como con otros alimentos, el consumo en pequeñas cantidades oculta el alto precio que se está pagando. En general, se comercializan en sobres de 50 gramos, de modo que rara vez un cliente paga más de $150 por unidad.

Al traducirlo en kilos, no sólo la pimienta está por las nubes, sino también otras especias populares. El orégano cuesta $1400, el pimentón ronda los $900 y el ají triturado sale $700. Pero la sorpresa es el comino, que contradice al refrán popular y se vende por $1200.

En esta misma linea, para reactivar el consumo, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y los supermercados anunciarán una serie de descuentos -que serán entre el 10 y 15%- para jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y otros planes sociales.