Vaca Muerta

Comenzó la explotación del lado mendocino de Vaca Muerta

El gobierno de Mendoza autorizó a la empresa El Trébol a desarrollar por 35 años el negocio de extracción de crudo no convencional en Cerro Pencal, Malargüe. 

El yacimiento de no convencional Vaca Muerta es tan grande que se extiende por Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza. Sin embargo, hasta ahora, la mayor actividad se concentra en el suelo neuquino. 

La provincia busca ampliar la base de 12 mil metros cúbicos diarios de petróleo que produce la provincia. Se trata de un negocio "de alto riesgo" para las empresas, que podría significar la inversión total de U$S 20.000 millones si se tiene en cuenta la potencialidad de todo el desarrollo productivo en el área de Vaca Muerta, precisa la nota del diario Los Andes. 

El gobernador Alfredo Cornejo firmó un decreto en el que le otorga a la empresa la "Concesión de Explotación No Convencional" con el objeto principal de realizar trabajos de explotación y desarrollo de hidrocarburos no convencionales, pudiendo desarrollar actividades complementarias de explotación convencional de hidrocarburos por el término de 35 años, el que incluye un Plan Piloto que podrá extenderse como máximo hasta el 30 de junio de 2022.

Según el portal Vaca Muerta News, el documento agrega además que "la actividad prevista en el Plan Piloto incluye once perforaciones verticales que atraviesen la formación Vaca Muerta investigando las distintas zonas del Bloque, 120 Km2 de Sísmica 3D de alta resolución que completarán la cobertura total del área Puesto Rojas y la perforación del primer pozo horizontal, que navegará entre 1.000 y 2.000 metros la Formación Vaca Muerta, siendo completado con múltiples etapas de fracturación hidráulica".

Según explicó el subsecretario de Energía y Minería de la provincia, Emilio Guiñazú, la concesión se le otorga a la empresa que está ejecutando el Plan Piloto para que, en caso de que este sea exitoso, "tengan las herramientas legales de la concesión no convencional para avanzar con su plan de desarrollo". De acuerdo al funcionario, la explotación de ese yacimiento implicaría inversiones en el orden de los U$S 1.000 millones.

La empresa El Trébol, beneficiada con el permiso de explotación no convencional, tendrá que cumplir con ciertas reglas de "responsabilidad social", como la construcción de un inmueble para ser utilizado como oficinas para la Secretaría de Ambiente, o la reforma de la sede de la Dirección de Hidrocarburos en Malargüe. Ambas obras deberán ejecutarse 12 meses. 

Además, El Trébol estará obligada a emplear como mínimo un 75% de mano de obra mendocina y deberá incorporar en sus planes anuales programas orientados a incrementar su red de proveedores de bienes y servicios dentro de la provincia.


Esta nota habla de: