Politica

Monzani el negado y Schlereth el joker

Por Martín Cabrales

Hace ya varias semanas que al intendente Horacio "Pechi" Quiroga no se lo ve sonreír como otrora. Lo suyo es más bien el gesto adusto; y, en verdad, motivos tiene.

No hay dudas de que la frustración en su nuevo intento provincial ha calado hondo. Pero esta nueva etapa del bajón no es asunto del pasado reciente, sino de la construcción a futuro.

Naturalmente, las energías están puestas en la designación del candidato a sucederlo en la Municipalidad de Neuquén... Y lo que parecía sencillo ha comenzado a complicarse, producto de un efecto pinza.

Por un lado, lo taladra la tentación de adelantar la fecha de los comicios, para que su candidato (que será el candidato de Cambiemos) no se vea arrastrado por el derrumbe de Macri. Y, por el otro, aún no tiene candidato. Entonces está complicado.

Quiroga y Monzani

En las últimas horas trascendió que le había echado el ojo al presidente del Concejo Deliberante, Guillermo Monzani, pero este le habría rechazado el convite en dos oportunidades. Al parecer, no quiere.

En cambio, el que sí quiere es el jefe de Gabinete, Marcelo Bermúdez, pero su pertenencia al PRO genera recelos. No en lo personal, sino por la sospecha de que el pedido de voto útil que salió a realizar el diputado nacional Leandro López, en los días previos al 10M, no emergió de su inspiración sino que se gestó en Balcarce 50 (Bs As).

En ese contexto crece la figura del secretario de Economía, José Luis Artaza, quien hace unos pocos días salió a decir en público, lo que Quiroga le habría dicho en privado: la posibilidad de adelantar las elecciones.

Quiroga había asegurado que serían en octubre, junto con las presidenciales; pero ahora se habla de septiembre.

El cuarto en discordia es el diputado nacional David Schlereth quien ha comenzado a destilar perfil de joker. No por el Guasón, sino porque se lo considera un comodín, en el supuesto caso de que se caigan otras opciones.

De sonrisa pintada, el joker ya fue candidato a concejal, a diputado nacional y a vicegobernador, en este último caso, en frustrada aventura. Pero cuando lo necesitan está y ha demostrado lealtad.

Sonrisa pintada. El diputado David Schlereth


Esta nota habla de: