Politica

Weretilneck, con el manual del MPN

Al margen de la impronta personal y de las particularidades que le precedieron al triunfo de su candidata, Arabela Carreras, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, parece haberse revelado como un cultor del manual del MPN.

Es que, más allá de sus estrategias para la construcción de poder, el molde con el que fue edificado el perfil de su partido parece sacado de ese texto no escrito.

En 2015, cuando ya había roto su ficha de afiliación al Frente Grande, Weretilneck profundizó la identidad provincial su gestión de gobierno, y se encaminó a la reelección como candidato de Juntos Somos Río Negro, fuerza que acaba de consolidarse.

Ese mismo año, apoyó la candidatura de Daniel Scioli a presidente de la Nación, pero lo hizo a título personal, para preservar a otros integrantes del partido. Y, una vez que asumió Macri, entabló una relación razonablemente federal, de la que supo sacar provecho.

Ahora, para despegarse de la grieta, adelantó las elecciones provinciales; y -ya en plena campaña- acusó a su adversario e intendente de Roca, Martín Soria, de nacionalizar la elección.

Soria intentó pegar a Weretilneck con la debacle económica y con la crisis social que ha generado el macrismo, pero este se despegó con habilidad; además, la candidata de Cambiemos fue Lorena Matzen.

El triunfo de Carreras en las urnas fue un respaldo a la gestión de Weretilneck quien, desde el 10 de diciembre, tendrá la tarea de fortalecer a esta fuerza provincial que conduce y que ya ganó con dos candidatos distintos.


Esta nota habla de: