Economía

Castigan a Telefónica por su irritante contestador

El trato despersonalizado de las compañías de servicios suele irritar y mucho a los infortunados clientes que, al momento de realizar sus reclamos, sufren la frialdad de los contestadores automáticos.

Pues bien, Telefónica Argentina no dejó que los reclamos de sus clientes pasaran más allá del contestador automático, y ahora tendrá que indemnizar a dos de ellos con sendas multas de 10 mil pesos.

Así lo dispuso en las últimas horas la jueza de Paz de la localidad de Cipolletti, Gabriela Lapuente, quien hizo ver que se trata de una práctica frecuente de esa compañía.

Fuentes judiciales contaron que la empresa les suspendió el servicio de telefonía fija, sin motivo alguno y con ambas facturas pagas.

Los clientes hicieron los reclamos telefónicos, pero cada vez que llamaban, el sistema les respondía lo siguiente: "Estamos trabajando en la resolución de su pedido, el mismo será solucionado en los plazos establecidos".

Jamás les permitieron hablar con una persona. La empresa recién respondió cuando se lo solicitó la Justicia, y argumentó sus incumplimientos en supuestas razones climáticas que habían afectado al tendido de cables.

Intentó zafar, pero testigos convocados por la jueza aseguraron que no existió temporal alguno.

En su condena, la jueza destacó que debe considerarse "la gravedad de los riesgos o de los perjuicios sociales derivados de la infracción, que viene siendo denunciada ante este Juzgado de Paz cada vez con más frecuencia".

También puso de relieve "el efecto disuasivo que se pretende con la imposición de la sanción, con el objeto de que las empresas comiencen a brindar la atención acorde en tiempo y forma a los reclamos de los consumidores".

Esta nota habla de: