Politica

Para los liberales Neuquen tiene alta demanda de populismo y Estado

(Nota de Visión Liberal) El domingo pasado, Neuquén abrió el calendario electoral cuando el hegemónico Movimiento Popular Neuquino logró retener la gobernación de Omar Gutiérrez con casi el 40% de los votos. Ese resultado (en el que el peronismo representado por Ramón Rioseco sacó el 26% y el oficialismo en la figura de Horacio Pechi Quiroga apenas arañó el 15% de los sufragios) fue analizado por un referente liberal que vive en esa provincia, presidente de la fundación Progreso y Libertad, Pablo Benitez Jaccod.

- ¿Cuál es la clave del éxito del MPN. ¿Es un populismo eficiente?

- Que el MPN es una maquina de ganar, no quedan dudas. Desde 1962 ganó las doce elecciones a gobernador que se efectuaron. Cuando el actual gobernador termine su mandato en el 2019 el MPN habrá gobernado 44 años, y se habrá convertido en el partido político de mayor permanencia en el poder del país. Habrá superado al Partido Autonomista Nacional, que gobernó la Argentina durante 42 años (desde 1874 a 1916), y al partido peronista, que presidió la Nación durante 35 años (N.de la R: no en forma consecutiva, sino en cuatro turnos distintos).

- ¿Cuál es su fortaleza?

El MPN es uno de los tantos partidos provinciales nacidos como forma de sortear la proscripción hacia el Partido Justicialista en los años 60. Una vez caducada dicha proscripción, la dirigencia vernácula no acató la sugerencia de incorporarse a la estructura nacional. La "rebeldía" no era alocada, ya para ese momento el partido político había calado hondo en el sentimiento vernáculo, es decir en lo que se suele llamar "la neuquinidad" una suerte de construcción del "ser neuquino", concepto muy propio de los nacionalismos, aunque en una versión "aggiornada"o mas "edulcorada" a la realidad provincial. Parte de su dirigencia histórica, explica que el nivel de adhesión de la población se basa en una relación de fidelidad mutua, a la que han llamado "la mística del Movimiento Popular Neuquino".

-Típica cultura de los caudillismos populares

- Por un lado, es verdad que existe una arraigada idea de sentimiento de pertenencia o vinculo partido/ madre tierra, sobre todo en las ciudades y pueblos del interior. La noción de que el partido fundado por Felipe Sapag, Elías Sapag y Amado Sapag fue una voz efectiva para representar a la provincia ante el gobierno central, darle visibilidad a su situación precaria, tiene su fundamento. Es cierto que en los años 60 la provincia de Neuquén era un territorio en la cual abundaban las carencias de todo tipo, deficiencias en el sistema de salud, inexistencia de infraestructura básica, falta de viviendas y escuelas rancho etc, todo esto formaba el paisaje habitual. Los rápidos y efectivos resultados en salud, infraestructura, educación y vivienda sumado al carisma de Felipe Sapag colaboraron a la hora de explicar este sentimiento de fidelidad mutua.

- Los caudillos populares refuerzan la idea de que el pueblo debe "agradecerle" los supuestos beneficios que ellos tienen el poder de conceder. Como si fueran dioses...

- Más allá del sentimiento personal de cada uno, cuando un segmento de su clase dirigente machaca que su partido político expresa sobre el resto de sus contrincantes electorales el genuino "ser neuquino", comete un error de apreciación.

Un partido político que invoque para sí características que son propias de los individuos como el orgullo, la dignidad y el honor no resulta acertado. Esto es lo que se conoce como "falacia antropomórfica". Además la idea del "Volksgeist" o espíritu del pueblo son conceptos propios de los nacionalismos no compatibles con la idea de una sociedad abierta.

- Esta "mística" y carisma de la dirigencia, propia del caudillismo populista, también se transfiere en una fuerte carga del sector público, ¿no?

- En las localidades del interior, el principal formador de empleo es el sector público y una parte importante de la población de la provincia trabaja para el Estado o contrata con el Estado.

Un informe del diario Río Negro concluye que una de cada dos familias en la provincia tiene algún integrante que trabaja en el Estado neuquino.

El cambio de escenario fiscal provincial en 2018 ayudó notablemente a morigerar una situación económica que se estaba tornando un poco complicada a pocos meses de las elecciones, mas teniendo el antecedente de las elecciones del 2017 en la cual se eligió diputado provincial y en la que Cambiemos resultó ganadora a nivel provincial.

- Los neuquinos también votaron con el bolsillo, entonces.

- En los primeros seis meses de 2018 se obtuvo un superávit de $667 millones. Esta suerte de "boom" en el rubro de hidrocarburos, "derramó" sobre el resto de la economía. No es un dato menor el apoyo del sector sindical, sobre todo el del poderoso Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, con el senador Guillermo Pereyra a la cabeza , un aliado incondicional a la hora de apoyar en cuanto logística, dinero y apoyo militante al partido provincial.

Si a esto le sumamos que el sector público, gracias a esta nueva bonanza sigue bien remunerado, hace que los problemas de fondo, que no son pocos, no influyan demasiado a la hora de torcer una elección.

Según datos de la dirección de estadística y censo en el segundo trimestre del 2018, el sector hidrocarburifero de la provincia de Neuquén empleaba a unos 16557 trabajadores, siendo los de mayor poder adquisitivo.

- ¿Como hace el liberalismo para enfrentar este pensamiento político y económico?

- El rol de la oposición es cuestionable, en muchísimos casos por falencias de organización propias no ha sabido trasmitir un mensaje claro de por qué es necesario un cambio de gobierno.

Muchas veces oscila entre querer ser el portador de los principios del viejo MPN a una exacerbación del populismo pro indígena latinoamericanista. Esto último es lo que más prevalece.

El liberalismo tiene un tarea titánica por estos lados. Para que nos demos una idea, parte de la sociedad local siente simpatía por el modelo FASINPAT (Fabrica sin patrones) .

Una de las tres fábricas de cerámicas tomadas por el trotskismo y gestionadas bajo estas ideas, todas al borde del colapso y demandantes de créditos blandos, compra de insumos por parte del Estado y en donde el Frente de Izquierda hace base.

A su vez se puede ver cómo abiertamente las paredes de la Universidad del Comahue adornan su edificación con retratos de Mao Tse Tung. León Trostky, Ernesto "Che" Guevara y un grotesco dibujo de un billete de 100 pesos, en cual se remplaza la figura de Roca por el de un indio.

Es una sociedad con alta demanda de Estado y populismo, lo cual hace todo más difícil. Ahora, se observa un recambio generacional y existe una apertura mental de jóvenes que no crecieron con estos mitos, es importante a la hora de sembrar las semillas de las ideas liberales. Se nos acercan porque quieren oír otra cosa. Tal vez no sea ahora, pero en un par de años podamos ver un partido como lo fue Recrear, mas marcadamente liberal.