Politica

Sobisch se aleja del caso Fuentealba y se reivindica como político

El ex gobernador y candidato de la Democracia Cristiana, Jorge Sobisch, a pesar de sus ilusiones por obtener el primer puesto, festejó los resultados del fin de semana. Con el 10% de los votos se posicionó en el cuarto lugar en las elecciones del domingo, lo que para Sobisch significó un nuevo comienzo. 

"Yo destruí en esta elección todas las falacias, las mentiras. Ni siquiera fueron capaces de decirme asesino. El pueblo demostró que Jorge Sobisch no es un asesino, que es un político honesto. Acá se inicia una nueva etapa", sostuvo haciendo referencia al asesinato del docente Carlos Fuentealba en medio del accionar policial en una manifestación en la ruta 22 durante su gestión.

El candidato felicitó a Omar Gutiérrez por su triunfo y lo reconoció como el "legítimo ganador". Al mismo tiempo hizo referencia al accionar del Frente Neuquino Unidad Ciudadana con las denuncias de irregularidades con el sistema de voto electrónico: "fue una elección transparente, pese al intento de Unidad Ciudadana de instalar que estaban pasando cosas raras."

Al ser entrevistado por el diario Río Negro, ante las consultas por la reapertura de la causa "Fuentealba II" se despegó del crimen del maestro neuquino ocurrido durante su mandato e insistió en que el desarrollo de ese proceso no afectará su relanzada carrera política porque "no tengo nada que ver con la causa; son los policías los imputados, no es para mí. Fui sobreseído, nunca estuve ahí".

"Yo ví una elección clara. Nosotros estamos tranquilos. Yo siempre me voy a presentar. Soy un hombre político. Lo que tiene que quedar claro es que Democracia Cristiana es la cuarta fuerza en Neuquén", manifestó Sobisch tras conocer los resultados el domingo.

Esta nota habla de: